Los argentinos cerramos el 2022 con el fútbol en lo más alto y la calidad institucional por el segundo subsuelo

Cualquier reflexión sobre el presente nacional, debería dejar de lado las históricas concepciones de Nación y Estado, como aquellas que en tiempos del secundario definían al Estado como la nación jurídicamente organizada, etc. etc.

Si tuviésemos en cuenta esto, arribaríamos a la triste conclusión que la Argentina de hoy, no es una cosa ni la otra.

La estrepitosa debacle institucional a la que asistimos durante el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, le siguió esta fantochada de un Poder Judicial mayoritariamente entregado a los intereses de los grandes grupos económicos, particularmente los representados por Clarín, La Nación y la dirigencia política de la principal fuerza de oposición.

Ese sector de la justicia, encabezado por la que pomposamente se conoce como «Suprema Corte», tiene entre sus filas a jueces y fiscales corruptos y delincuentes, como los que ahora están saliendo a la luz con los casos de «Lago Escondido» y de los chats que se hicieron públicos entre un ministro del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, con funcionarios de la Justicia, incluso uno del máximo tribunal antes mencionado, como así también con el empresario que maneja el servicio de gruas en CABA.

Esa es la justicia que condenó y proscribió a la principal líder del peronismo, jueces y fiscales que juegan al fútbol en la quinta «Los Abrojos» de M. Macri, son los que acordaron y finalmente ejecutaron la medida para sacar de la carrera electoral a la actual vicepresidenta.

No es la primera vez que se proscribe al peronismo para favorecer intereses económicos y/o políticos de otros sectores. En 1958 el radical Arturo Frondizi fue electo presidente con el peronismo proscripto, lo mismo ocurrió años más tarde con otro radical, Humberto Illia, que también participó y ganó una elección en la que el peronismo estuvo ausente, por aquel decreto de la dictadura militar que luego de derrocar a Perón en 1955, prohibió no sólo mencionar su nombre y el de Eva, sino también, entonar la marcha peronista y conservar cualquier tipo de literatura afín al campo nacional y popular que siempre representó el peronismo.

Si a todo esto le sumamos el intento de magnicidio del que fue víctima CFK, y del que la jueza Capuchetti parece no tener ninguna intención de investigar seriamente.

O la auto-designación de Horacio Rosatti en la presidencia de un Consejo.de la Magistratura que no funciona.

O la cautelar de la Suprema Corte de Injusticia que le otorga a CABA,( la ciudad más rica del país ), un beneficio económico extraordinario en directo perjuicio de las provincias, tenemos un cúmulo de situaciones que avalan nuestra afirmación de que institucionalmente, Argentina está en el segundo subsuelo.

Afortunadamente para los argentinos, sobre el final del año. Messi, Scaloni, el Dibu y cia. le dieron al país su tercer título mundial de fútbol, al vencer a Francia en una final que seguramente quedará en la historia de los mundiales. La conquista fue celebrada por varios millones de personas que el día martes 20 del corriente, se manifestaron en diferentes puntos del país, acompañando a la Selección.

Sergio Teves

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *