Política

Inflación y Tarifazos: Primeros pasos hacia la «PRObreza cero»

Si el gobierno macrista quería iniciar su mandato con una política de shock, indudablemente lo está consiguiendo. Los más de 30.000 empleados públicos despedidos, los fuertes aumentos de la carne, la leche y demás productos de la canasta básica familiar y ahora el tarifazo eléctrico de imprevisibles consecuencias no hacen más que demostrar la concepción neoliberal y por ende, antipopular del gobierno que conduce Mauricio Macri.
A propósito del tarifazo eléctrico, el ex-ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, en nota publicada en OETEC, Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo, entre otros conceptos afirmó: “En el año 2015 el Estado Nacional destinó $ 90.000 millones a subsidiar el precio eléctrico mayorista que pagan por igual todas las distribuidoras del país. Ese monto subsidió cada factura de luz de los 40 millones de habitantes, cuestión que no dejó en claro Aranguren en sus anuncios.
– Ese beneficio se destinó al costo de generación, uno de los tres principales componentes que se cargan en la factura. Los otros dos componentes son el transporte, que tiene una incidencia mínima, y el tercero y último es la Distribución.
– La tarifa de distribución es lo que ha venido variando significativamente entre las distintas jurisdicciones. Las distribuidoras que en su mayoría son los gobiernos provinciales, (salvo EDENOR y EDESUR y alguna otra excepción), se han apropiado de la renta que produjo tener un precio de la energía mayorista subsidiado por el Estado Nacional y en lugar de trasladar el beneficio a los usuarios, fijaron tarifas de distribución exorbitantes para hacerse de esa renta extraordinaria.
De esta manera, debe quedar claro que las grandes diferencias tarifarias no se deben a un reparto desigual de los subsidios de origen nacional, sino al distinto costo del valor agregado de distribución (VAD), es decir al costo de la distribuidora local determinado por cada jurisdicción provincial.
Aranguren comparó que con los fondos destinados a subsidios se pueden hacer Jardines y otorgar más AUH, una mentira de patas cortas. Está claro que no es ese el objetivo de la quita de subsidios. El gobierno, según los dichos del Ministro de Finanzas, salió a la caza de 105.000 millones de pesos en 2016: ¿para hacer jardines o para financiar otras medidas de reducción de ingresos como la quita de retenciones al sector agropecuario o la reducción de los impuestos a los autos de alta gama que solo benefician al 5% de la sociedad?”
La situación en Salto:
Sobre el mismo tema, ayer dialogamos con el Sr Juan Simunovich, gerente de la Cooperativa Eléctrica local, quien nos manifestó que luego de haber participado de varias reuniones regionales en las que se analizó el incremento dispuesto por el gobierno nacional, se resolvió, previo a suministrar cualquier tipo de informe, aguardar lo que en definitiva fije el gobierno de la provincia de Buenos Aires en materia de tarifas eléctricas para la zona interior.
Recordamos que precisamente en la provincia interior, el costo de la energía eléctrica para el usuario es siete veces superior al que por igual consumo se paga en Capital y gran Buenos Aires. La diferencia tiene que ver principalmente con los costos de distribución, transporte, más la cantidad de impuestos que, como en el caso de Salto, conforman el importe final de cada factura.
Otra cosa que hasta ayer no estaba definida por una cuestión de infraestructura y personal, era el del período a facturar, sí se mantendrá la modalidad bimensual o por el contrario, para que el tarifazo parezca menor, se pasará a la factura mensual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *