Política

Argentina: Patria o Colonia

Este domingo, los argentinos decidimos que país queremos para nosotros y para nuestros hijos. Y decimos también para nuestros hijos porque después de una debacle general, las cosas no se arreglan de un día para otro, los argentinos tenemos sobrada experiencia en ello.
Las opciones son dos y no hay término medio, o continuamos en un modelo nacional y popular con inclusión social, con soberanía política, con independencia económica, con desendeudamiento, que se preocupa y ocupa de la niñez, a través de la AUH y un calendario de 19 vacunas gratuitas y obligatorias; de los jóvenes, mediante los programas Progresar y Conectar Igualdad; de la familia con más trabajo registrado y los Programas Procrear y Procreauto; y de los adultos mayores mediante la moratoria previsional y la movilidad jubilatoria, todas políticas inclusivas que en el marco del modelo se interrelacionan y complementan con el impulso dado a la ciencia y tecnología, con la política de derechos humanos, de auto abastecimiento energético y tantas otras que tienen que ver con la recuperación y valoración de la identidad nacional, del país como Patria.
Frente a este modelo, está el otro, ese del cual Macri es apenas un pequeño e insignificante eslabón, el que miente incluso cuando habla de la libertad de mercado porque de cualquier análisis surge que tal libertad no existe, al mercado sino lo maneja el Estado lo maneja algún inescrupuloso grupo de poder económico, hegemónico y monopólico, en beneficio de unos pocos.
Los argentinos ya pasamos también por este modelo de las corporaciones, sólo es cuestión de hacer memoria porque en realidad tampoco hace tanto tiempo, fue hasta el 25 de mayo de 2003.
Época de “corralito”, cuasi monedas, clubes de trueque, rebaja de salarios y jubilaciones, gente rescatando comida de las tachos de residuos, manifestaciones, piquetes, represión, muerte. Por todo eso pasamos los argentinos y, lo peor del caso es que los artífices de aquellas calamidades, son los mismos que hoy conforman el equipo económico de “Cambiemos” caso Carlos Melconian, Alfonso Prat Gay, Federico Sturzenegger, José Luis Espert y Miguel Ángel Broda, por mencionar sólo a los más influyentes del macrismo. Y si alguien tiene duda sobre los antecedentes de estos personajes, basta ingresar a internet y analizar sus currículum, ellos si que dan miedo.
Por esa razón, que nadie piense hoy que, porque tiene un trabajo, ha podido comprar un auto, hasta construirse una casa, todo es fruto de su propio esfuerzo. En otros tiempos el que tenía dónde, también trabajaba, también se “rompía el lomo”y quizás mucho más que ahora. La diferencia está en que antes, mientras el asalariado hacía malabares para llegar con su sueldo hasta mitad del mes, hoy hasta le queda algún resto que le permite poco a poco ir creciendo y progresando.
La situación no es la misma y, como dice CFK “no fue magia”, hoy hay un Estado presente que a través de sus políticas ha desarrollado las condiciones para que los argentinos estemos mejor. Todavía falta, es cierto, pero basta recordar cómo estábamos en 2001, para saber que ahora vamos por el camino correcto.
De la otra propuesta también sabemos cómo termina , con muertos tirados en la calle y con un helicóptero que despega desde Casa de Gobierno.
Este domingo el Soberano decide: Sostenemos la Patria o volvemos a ser colonia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *