La Pampa aplicará un «criterio inclusivo» para elegir a los abanderados en las escuelas

El ministerio de Educación de La Pampa informó que a partir de ahora la bandera de ceremonias no pasará solo por las manos de los mejores promedios de la escuela sino que seguirá un criterio más inclusivo. «Todos los estudiantes tienen derecho de estar en la bandera porque nos identifica a todos», fundamentó la subsecretaria de Educación pampeana, Marcela Feuerschvenger.

«Nosotros decimos que todos los alumnos transiten por la bandera, desde el acto escolar hasta los momentos de su izamiento. Sacamos ese criterio de que a la bandera acceden un grupo reducido de alumnos», explicó la funcionaria en diálogo con el diario local La Arena.

Según agregó, cada institución educativa será la encargada de decidir el criterio a aplicar entre los alumnos, pero siempre teniendo en cuenta que “todos tienen derecho a pasar por la bandera”. “No estamos diciendo de no portar el símbolo, pero no con criterios de mejor promedio porque somos conscientes de los contextos de desigualdad de aprendizaje. En un paradigma inclusivo cada uno tiene un valor para dar y todos tienen el derecho de portar la bandera”, sostuvo Feuerschvenger.

La funcionaria agregó que el ritual de la bandera “está muy instalado”, es histórico, por lo que es fundamental poder reconvertirlo bajo la mirada de un paradigma inclusivo. «En un proceso de evaluación formativa, no podemos decir que el mejor promedio o mejores calificaciones son para portar la bandera, más allá que se tenían en cuenta otros criterios», desarrolló.

«El objetivo es que todos los alumnos estén con la bandera, no solo un grupo”, sostuvo.

Cambios en la forma de evaluar
Por “evaluación formativa”, la subsecretaria educativa explicó que se entiende «un proceso permanente de construcción de conocimiento». Así, la nota pasa a ser sólo una herramienta más “al final del recorrido”.

«En el nivel secundario lo que definía era la nota y la nota sigue estando pero al final del ciclo. La evaluación ciclada o formativa es la evaluación procesual, es la construcción del conocimiento de forma permanente, todos los días, donde se van viendo los procesos de aprendizaje del alumno», indicó Feuerschvenger, quien expresó que esto «requiere de un fuerte trabajo del docente porque hay que analizar día por día».

“Tenemos estudiantes con procesos no logrados y trabajando sobre eso que no está logrando. Lo que estamos proponiendo es una evaluación permanente, continua, porque significa reorganizar los saberes dentro de un ciclo básico u orientado, con propuestas interdisciplinarias que impacten en mejores aprendizajes en los alumnos», completó. (Página/12)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *