No es sólo una cuestión de Modelo, también es una cuestión de Valores

Si hablamos de niveles económicos, que por otra parte es lo único que realmente hace diferencia entre unas personas y otras, comprendemos, porque hasta resulta natural, que aquellas personas ubicadas en la franja económicamente alta, a la hora de elegir gobernante lo hagan por aquellos espacios en los que se sienten representados y que además conviene a sus intereses, en el caso de Argentina, Juntos por el Cambio, los Milei, los Espert, etc.
Aquí está el modelo de país: mano de obra barata, educación de calidad para pocos, salud para pocos, universidades sólo para los hijos de ellos, y es en esta dirección que marchan cuando te dicen:  «hay que ponerle freno al kirchnerismo» , «la oposición tiene que ser mayoría en el Congreso». En realidad si la derecha llegase a tener mayoría en el Congreso, avanzaría con todos aquellos proyectos que signifiquen una eliminación lisa y llana de los derechos de los trabajadores, como aquel proyecto del senador Loustau para liberar al empleador de la indemnización por despido, o el del cordobés Luis Juez para terminar con las vacaciones pagas o el del bloque de JxC sobre flexibilización laboral.
Y esto no es diatriba, esto es la realidad. Para comprobarlo basta un pequeño ejercicio de memoria. ¿Cuándo la derecha neoliberal propuso algo en beneficio de los trabajadores ?. Nunca en la historia, ni en los cuatro años del macrismo, ni con De la Rúa y por supuesto que tampoco en las dictaduras militares. Puede ser que vos pienses que te da lo mismo porque sos de los que dicen que nadie les dio nada, que para tener lo que tienen siempre tuvieron que trabajar, y en cierta forma podríamos reconocerte algo de razón, pero no es menos cierto que, para que vos tengas ese trabajo o prestes ese servicio que te permite un ingreso decoroso, hay un Estado que te facilita las condiciones y que además te protege si algún empleado inescrupuloso pretende explotarte.
Esto en cuanto al modelo de país que proponen una y otra fuerza política. Pero como decimos antes, también está la cuestión de los valores que unos y otros defienden.
Lo de Patricia Bullrich en relación a la reciente operación de Cristina Fernández de Kirchner no deja lugar a dudas, son lo mismo que aquellos que en 1952, ante la muerte de Eva Perón, pintaron paredes con la leyenda «Viva el Cáncer». También hay claros ejemplos con la Carrio sobre la muerte de Néstor Kirchner, lo de María Eugenia Vidal y su indiferencia ante la muerte de Sandra y Rubén en la Escuela Nº 49 de Moreno y de Macri, ni hablar, lo del Ara San Juan es sólo un capítulo más en su nefasta trayectoria.
Muy diferente  fue la actitud de Cristina Fernández de Kirchner para con Esteban Bullrich, a quien llamó por teléfono para saludarlo y expresarle su solidaridad ante la grave enfermedad que aún aqueja al senador de JxC. En el mismo sentido fue la actitud del Presidente del Bloque de Senadores del FdT, José Miguel Ängel Mayans, quien tuvo emotivas palabras de bienvenida e incluso pidió un aplauso para el senador Esteban Bullrich cuando éste retornó al Senado tras una prolongada ausencia por motivos de salud.
Esta concepción sobre la salud y la vida que tienen los militantes del campo nacional y popular, es, lo que en materia de valores, los diferencia de la derecha neoliberal. Y ello se pudo observar claramente, además, con el tratamiento de la pandemia de Covid 19. Mientras unos militaron en favor de la vida, vacunando y cuidando a todos los habitantes, la oposición política militó la anti cuarentena, la anti vacuna, pretendió obtener rédito con los contagios y la muerte.
En resumen, si perteneces a la franja económicamente alta, seguro que igual  encontrarás algún motivo para votar a la derecha. Pero por el contrario, si tu situación económica te ubica en la franja media o baja, votar a la derecha sería como pegarse un tiro en el pié. No es tu adversario aquel que cobra un plan, tu adversario es el que endeudó al país pidiendo dinero prestado para luego robarlo, o fugarlo, como lo llaman ahora  al mismo acto delictivo.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *