La producción de hidrógeno verde permitirá transitar a una matriz de energías renovables

El Secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, Diego Hurtado, analizó la importancia del anuncio de USD 8.400 millones de inversión, por parte de la firma australiana Fortescue, para la producción de hidrógeno verde en nuestro país, anunciada por el Gobierno Nacional en el marco de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26), que se lleva adelante en la ciudad escocesa de Glasgow.

Hurtado señaló que la producción de hidrógeno verde “es muy importante porque nos va a permitir realizar una transición de una matriz productiva basada en hidrocarburos a una basada en energías renovables, con generación de nuevos puestos de trabajo y de una cadena de valor y aprendizaje para nuestras PyMEs. Además, es un producto de exportación de alto valor agregado que contribuirá a la generación de divisas”.

El secretario explicó que esta energía “se obtiene a partir de la electrólisis del agua, es decir que, por medio de una tecnología de electrolizadores, se logran separar las moléculas de hidrógeno presentes en la molécula de agua. Para que este hidrógeno pueda ser certificado como hidrógeno verde se requiere que la electricidad empleada en el proceso provenga de fuentes renovables. Por eso, en la Provincia de Río Negro, donde tenemos vientos espectaculares, se pueden instalar aerogeneradores para producir energía renovable para luego producir hidrógeno verde. Esto puede dar lugar a un ciclo virtuoso con una cadena de valor en donde podemos introducir, por ejemplo, eólica nacional ya que Argentina tiene capacidad para producir aerogeneradores que acompañen esta inversión”.

Marcos Pejacsevich

En tanto, para el titular de la Cámara Argentino Croata de Industria y Comercio, Marcos Pejacsevich, “las tecnologías verdes garantizan un desarrollo sustentable e inclusivo; el desafío de la energía renovable no es el costo, sino la flexibilidad de contar con ella en el momento preciso. El hidrógeno verde, el cual se genera a partir de electricidad procedente de energías renovables, se ha convertido en una de las fuentes de energía limpia de mayor crecimiento e importancia para combatir el cambio climático”.

En declaraciones a la revista especializada, Futuro Sustentable, Pejacsevich sostuvo al respecto, que “es una transición energética necesaria, representa una ventaja competitiva para Argentina en convertirse en productor de hidrógeno, no sólo para profundizar su transición energética sino también para generar divisas a través de la exportación. De allí la importancia de que los productores nacionales se preparen correctamente y asuman su papel ante las nuevas posibilidades de comercio que ofrece esta nueva fuente ilimitada de energía”.

Oportunidad para crear empleo

“El hidrógeno verde denota una gran ocasión para crear empleos y desarrollar proveedores competitivos en un nuevo mercado en donde hay muy poca oferta para una gran demanda. También presenta otras ventajas: puede ser almacenado y transportado, es 100 % sostenible ya que no emite gases contaminantes ni durante la combustión ni durante su proceso de producción y puede ser utilizado en la industria automotriz, en el transporte marítimo y en el aéreo”.

“La exportación del hidrógeno verde abre un sinfín de desafíos para el desarrollo de la economía argentina cuyo potencial ocupa una posición de liderazgo en una industria estratégica y emergente, cada vez más competitiva en el escenario mundial. Este país cuenta con capacidades distintivas, recursos naturales estratégicos, energías limpias que el mundo necesita, industrias, ciencia y tecnología, y economía del conocimiento”.

Sobre Fortescue

La empresa Fortescue ya ha iniciado trabajos de prospección en la provincia de Río Negro con vistas a la producción de hidrógeno verde a escala industrial, lo que le demandará una inversión de USD 8.400 millones y generará la creación de más de 15.000 puestos directos de trabajo y entre 40.000 y 50.000 indirectos.

De esta manera, se espera convertir a Río Negro en un polo mundial exportador de hidrógeno verde en 2030, con una capacidad de producción de 2.2 millones de toneladas anuales, lo que cubriría una producción energética equivalente a, por ejemplo, casi un 10% de la energía eléctrica consumida por Alemania en un año. (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *