La Fundación Internacional para el Desarrollo Local (FINDEL) generó un nuevo encuentro virtual

El presidente de la entidad, Prof. Dr. Daniel Cravacuore realizó la presentación del seminario y de sus expositores e indicó “coincidentemente con la temática de este seminario, el espíritu de FINDEL es brindar formación profesional a los funcionarios y equipos técnicos municipales”. Y agregó “En un contexto dificultoso como el que estamos viviendo, nuestra preocupación es pensar en la generación de valor en el territorio, vinculando desarrollo y formación profesional. Necesitamos más educación y más formación profesional porque dignifica al que la recibe, a su familia, a sus vecinos y a su barrio, transformándose en un ejemplo”.

Los encargados de brindar las conferencias centrales fueron el Mg. Luis Scasso, director de la Oficina de Argentina de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI); Francisco “Barba” Gutiérrez, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica de Quilmes y ex intendente del partido; y el escribano Walter Torchio, Jefe comunal de Carlos Casares (Provincia de Buenos Aires). Las intervenciones contaron con la moderación del Prof. Mario Oporto, miembro de FINDEL y ex Director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

Las exposiciones de esta jornada tuvieron una mirada desde diferentes ángulos. Primero una mirada internacional sobre el sistema integrado de formación profesional en distintos países del mundo, y observando el desarrollo en nuestras provincias. Luego, desde lo que ocurre en el Conurbano bonaerense y en la industria metalúrgica en particular; y por otro último, una visión desde el interior de la provincia con la producción agropecuaria como pilar fundamental.

La situación de los jóvenes

En su introducción, el Prof. Oporto planteó la existencia de un problema y de los posibles caminos hacia la solución. “Por un lado tenemos el problema de la crisis argentina y la hipótesis de que de ella se sale con un modelo de desarrollo productivista y capacitador. El otro problema es la situación de muchísimos jóvenes que viven en contexto de pobreza: aquellos que, entre los 16 y 25 años, no han terminado la escolaridad o la han terminado y no se han incorporado en el ámbito laboral. Tenemos indicadores que nos preocupan”.

Frente a estos dos problemas, el reconocido pedagogo afirmó “creemos que hay dos esferas que hay que mirar con atención: por un lado, la formación profesional, y por el otro, el desarrollo local, a los municipios como impulsores de la capacitación para el trabajo. La formación profesional es indispensable para cualquier modelo de desarrollo nacional, que tiene que ser productivista, capacitador, federal y basarse en el desarrollo local. La formación profesional es poco conocida y escasamente reconocida; por eso, tenemos una necesidad imperiosa de visibilizarla y ubicarla en la agenda pública, en post de vincular la educación, la promoción del mercado interno, el desarrollo productivo del país y la integración social”.

La sociedad del conocimiento

A su turno Scasso, impulsor de una mesa productiva que ha planteado el tema y líder de una discusión estratégica para un proyecto argentino de formación profesional agradeció y felicitó a FINDEL por el abordaje de uno de los temas centrales en estos momentos: “el desarrollo territorial y local tienen hoy un nuevo ímpetu y marco de referencia”.

Durante su ponencia, el director de la OEI en el país realizó un recorrido histórico general de la problemática describiendo el paso de la sociedad agraria a la sociedad industrial y luego aceleradamente a la sociedad del conocimiento. “Aún en este mundo donde hay 1100 millones de usuarios de internet, donde existe un abrumador intercambio de información, todavía 800 millones de personas no saben leer ni escribir. El proceso de aceleración del cambio tecnológico impacta en el proceso educativo, tensiona a la escuela y genera problemas en el momento de la formación”, afirmó.

La formación profesional

Scasso destacó que “la formación profesional tiene que estar integrada a todos los niveles educativos. La constitución de un Sistema Integral de Formación Profesional requerirá modificaciones institucionales y articulaciones para que uno pueda transitar por los distintos niveles del sistema educativo, cambiando y realizando una acreditación de los conocimientos previos y de los adquiridos. La formación profesional debería tener una secuencia que permitiera ir acumulando certificaciones que nos permitan alcanzar determinados niveles de formación profesional donde el paso de esa instancia a la universidad contemple el reconocimiento de ese saber previo, de la experiencia laboral, y de cursos de formación para ingresar, por ejemplo, en un segundo año de ingeniería y no en el ciclo básico”.

Al finalizar, el especialista en formación profesional enumeró las diez acciones del Sistema Integral de Formación Profesional “como entramado que existe, funciona y se utiliza en muchos países,”- y aseveró- “No puede ser que en América Latina en el marco de la sociedad del conocimiento, de la información y la tecnología, tengamos chicos y chicas que no terminan el secundario y no pueden identificar cómo integrarse al mundo del trabajo porque no le hemos facilitado las herramientas. Ojalá podamos avanzar en un sistema integral de formación profesional donde ésta sea socialmente valorado, sea una opción para todos y amplíe las posibilidades de realización personal de nuestros jóvenes” deseó con énfasis Scasso.

En el Conurbano

A su turno, Francisco “Barba” Gutiérrez señaló “Me siento honrado de participar de este tipo de encuentros” y narró su experiencia regional con Fundemos, la fundación de formación profesional asociada al Sindicato de la Unión Obrera Metalúrgica. “La educación y la formación profesional están íntimamente ligadas al proyecto de país y al modelo de desarrollo basado en un proceso de industria y producción nacional. El desarrollo tecnológico, la producción nacional, la formación y la educación de jóvenes orientada a la producción se desarrolla cuando hay un proyecto de país que tiene como objetivo la independencia económica, y que generalmente es atacado durante gobiernos neoliberales”.

Capacitación y desarrollo profesional

Gutiérrez realizó un recorrido histórico donde describió la situación de la Unión Obrera Metalúrgica y la de sus trabajadores desde el año 1973 a la actualidad, señalando la pérdida de los puestos laborales contrarios al desarrollo industrial. “A lo largo de ese tiempo y ante esos momentos se impulsó fuertemente un proceso de capacitación y desarrollo profesional. La desaparición de la industria nacional hacía que desaparecieran los conocimientos cuando se cerraban las escuelas. El conocimiento que estaba en los trabajadores debía ser compartido y transmitido. Para nosotros fue central la creación de la fundación, y luego de un centro de conocimiento tecnológico. Estrechar vínculos con otras entidades internacionales que nos brinden capacitación y tener un estrecho contacto con la escuela, la universidad, las cámaras de comercio y los sindicatos, ha sido trascendental”.

Luego comentó “entendimos que vivimos en un mundo más interconectado y globalizado y que era necesario también globalizar el conocimiento e incorporar las nuevas tecnologías para que los trabajadores de la Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina pudieran formarse profesionalmente, herramientas que no encontraban en las escuelas”. En este sentido, señaló la importancia del acceso a la educación pública y la educación tecnológica para los hijos de los trabajadores y para los jóvenes del Conurbano bonaerense y el interior de la provincia de Buenos Aires.

En municipios del interior

Al finalizar, el Intendente de Carlos Casares, municipio de perfil agroindustrial, describió el proceso de una relación entre la producción agropecuaria y el conocimiento con nuevas miradas a través de la economía del conocimiento. “Tenemos la intención de seguir con este desarrollo territorial analizando los aspectos cualitativos que tienen que ver con la transformación social, económica, cultural, ambiental con todas sus potencialidades pero entendiendo que esto lo debemos hacer mirando nuestra gente. Este diagnóstico se puede hacer solo desde el propio lugar, desarrollo local”.

La educación como un pilar fundamental

Torchio se refirió también al desarrollo del parque industrial local a lo largo de su gestión, con posibilidades hoy de ser ampliado, pensando el perfil de su ciudad y aplicando políticas públicas articuladas.

Más allá de las potencialidades del lugar, el jefe comunal aseguró que “es imprescindible acompañar el desarrollo de las industrias porque es una forma de adicionar trabajo; por eso, apostamos a nuestro parque industrial y a aportar más capacidad de tecnología para sostener el teletrabajo sobre todo en el contexto de pandemia. Entendemos la educación como un pilar fundamental pero que necesita agregar al conocimiento base que tiene un conocimiento local. Deberíamos tener espacios para conocer la historia de nuestra ciudad, de nuestra provincia, el articular lo público y lo privado para avanzar en un currículo donde hoy nuestros trabajadores puedan seguir perfeccionándose, pero que además vayamos trabajando para que los niños que están hoy en la escuela puedan adaptarse a lo que va a venir con mucha más tecnología. Por eso, necesitamos con más velocidad en nuestros municipios del interior incorporar más tecnología y acceso digital”.

Ciudades del interior sean vivibles

Al concluir Torchio afirmó “El campo no es sólo producir soja, maíz, trigo, leche o carne; tiene que ser un generador de conocimiento para mejorar todo lo mencionado, para hacerlo más saludable con el medio ambiente. La formación laboral va a cambiar en los próximos diez años y necesitamos preparar a nuestra gente para esos cambios. No lo podremos hacer si no contamos con las herramientas necesarias. Necesitamos generar la alternativa para que las ciudades del interior sean vivibles con la tecnología. Para nosotros es un desafío a corto plazo porque las transformaciones son muy rápidas. Tenemos que trabajar de manera continua en el progreso que va atado a la formación laboral”, finalizó.(InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *