A 65 años de la Revolución Fusiladora

En un día como hoy, 16 de septiembre pero del año 1955, la derecha neoliberal y gorila que siempre existió en la República Argentina, hacía pedazos las instituciones del país en su intento por acabar con ese gran movimiento nacional y popular que es el Peronismo.
Le llamaron entonces «Revolución Libertadora», aunque muy pronto comenzó a ser identificada como «Revolución Fusiladora». Encabezado por un criminal con ropa de contralmirante llamado Isaac Rojas, el golpe cívico-militar puso al frente del país con el cargo de presidente, al Gral. Eduardo Lonardi, desplazado dos meses después por otro personaje de la misma calaña del marino, el Gral. Pedro Eugenio Aramburo.
La primera medida de los golpistas fue clausurar el Congreso Nacional y deponer a los miembros de la Suprema Corte de Justicia, fueron intervenidos los Gobiernos Provinciales y Municipales, los Sindicatos, las Universidades y declaró en comisión a todo el resto del Poder Judicial, derogando además la Constitución Nacional.
El 9 de junio de 1956, se aplastó a sangre y fuego la contrarrevolución motorizada desde algunos sectores simpatizantes con el peronismo y encabezada por el Gral. Juan José  Valle, quien días más tarde fue fusilado junto a otro muchos militares y civiles involucrados en el alzamiento.
Se encarceló a dirigentes gremiales, delegados fabriles y políticos identificados con el peronismo. Pero no todos los dirigentes políticos recibieron el mismo trato, por ejemplo, el abogado radical Carlos Alconada Aramburo, que hasta los sucesos de junio de 1956 se desempeñaba como Fiscal de Estado en la provincia de Buenos Aires, luego de los fusilamientos fue designado ministro de Educación y Justicia en el Gobierno Nacional.
En 1955 Argentina era un país acreedor, con reservas en dólares y oro en el Banco Central. A finales de 1956 la condición se había invertido y ya se debían más de 200 millones de dólares, deuda que, a mayo de 1958, cuando la dictadura dejó el poder, había crecido hasta superar los 1.800 millones de dólares.
Pero todo lo reseñado hasta aquí, son datos que se pueden encontrar en cualquier texto de historia serio o medianamente serio.
Lo que no ha quedado reflejado en muchísimos casos, es el tratamientos que algunos medios de prensa le dieron al tema. Por ejemplo el diario de los Mitre, herederos de aquel Bartolomé Mitre, fundador del medio y que siendo presidente de la República llevó al país a la vergüenza de aquella guerra de la Triple Alianza que prácticamente causó el aniquilamiento del pueblo paraguayo, coherente con su propia historia gorila, recibió a la Revolución Fusiladora con bombos y platillos, en los términos que la imagen de la portada del diario en su edición del 24 de septiembre de 1955 (Lonardi prestó juramento el dia 23), refleja con absoluta claridad.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *