Covid 19 en funcionarios municipales

Muy diferentes conductas ante una misma patología

Hace pocos días informamos acerca del positivo para Covid 19 que arrojó el estudio de laboratorio ( hisopado) que se le realizó al concejal Raúl Palazzesi, ante la presencia de síntomas compatible con coronavirus.
Este sábado 29 de agosto, desde la Municipalidad de Salto se informó que también al secretario de Seguridad, Crio. Mayor (R) Marcelo Byrne, el estudio le había dado positivo para Covid 19.
Aún con la misma patología, la conducta de uno y otro funcionario fue muy diferente. Mientras Marcelo Byrne, que percibió malestar de garganta y alguna línea de fiebre durante la madrugada del miércoles 26, se aisló inmediatamente, reportando la situación a las autoridades sanitarias de Salto y no viniendo a trabajar ( vive en Arrecifes ) a partir de entonces e incluso el día jueves 27 pagó a un laboratorio privado para que le fuera realizado el hisopado que finalmente dio positivo, aunque el concejal Palazzesi hizo todo lo contrario. Pese a que tuvo pleno conocimiento de su estado de salud el día viernes 14 de agosto, cuando un cuadro de tos y cefalea lo llevó a practicarse un estudio radiológico que mostró claramente que había un principio de neumonía, hizo caso omiso a esta advertencia, que era mucho más que una simple presunción ante la aparición de un síntoma y el día martes 18 de agosto participó de manera presencial, junto a otras seis personas (cinco Ediles, más la Secretaria de Bloque del Frente de Todos) de la reunión privada que los concejales del oficialismo mantuvieron previa a la reunión de Comisión que tuvo lugar minutos más tarde en el recinto de sesiones del Deliberativo y de la que también fue parte el concejal Palazzesi.
La conducta del Edil de Arroyo Dulce, que precisamente el pasado viernes 28 anunciaba en facebook el fin de su cuarentena y aislamiento obligatorio, tuvo como lógica consecuencia que sus compañeros de bancada, a partir del día 20, fueran aislados preventivamente, estado en el que aún permanecen y que deberán guardar hasta cumplir los catorce días que establece el protocolo.
Como podemos apreciar, ante una misma patología se pueden dar diferentes reacciones conforme la responsabilidad social de cada uno. En el caso que nos ocupa, claramente a uno le queda demasiado grande el cargo que ostenta.

Sergio Téves

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *