Política

Estimadísimo votante de Mauricio Macri

Hace un mes
Yo me levantaba y escuchaba a Víctor Hugo
Vos te levantabas y escuchabas a Lanata.
Yo almorzaba escuchando a Dady Brieva.
Vos almorzabas escuchando a Majul.
Yo cenaba mirando 678.
Vos cenabas mirando Los Leuco.
Antes de dormir me gustaba mirar Duro de domar.
Como a vos seguramente te gustaba mirar A dos Voces.
Si hasta los sábados, sino salíamos Yo podía ver TVR y vos podías ver a Mirtha Legrand.
Un mes después
Ya no puedo escuchar a Víctor Hugo. Ni a Dady. Ni ver 678. Ni Duro de domar. Ni TVR
Y sin embargo vos seguís teniendo la misma libertad para ver los programas que pudiste ver ininterrumpidamente dura todos estos años. Te acordás cuando decían que TN podía desaparecer?
Durante doce años pudieron hablar. Opinar. Exponer y decir lo que querían. Jamás se censuro a nadie.
Y me hablaste de libertad de expresión. De unir Argentinos. De pluralidad de voces. Y ahora no decís nada. Pero NADA.

Casa Rosada 2003/15

A esto podríamos agregarle que se está desarticulando el programa de la Televisión Digital Abierta y Gratuita (TDA), ya no hay entrega de decodificadores ni antenas y poco a poco los canales que integran la grilla del sistema se van quedando “sin señal”.
La tecnología que aportan los satélites Arsat I y II, tan identificados con el sentimiento patriótico del 49% de los argentinos es ahora mayoritariamente usufructuada por las empresas “amigas” del macrismo.
Pero nada nos debe asombrar, todo es parte del plan entreguista de Cambiemos, con la complicidad de los medios y un gran sector de la justicia, como lo prueba el hecho que por estos días la inseguridad ya no es noticia, como ni siquiera lo ha sido este fin de semana que la cotización del dólar llegara a los 15 pesos.
Todo parece estar bien, nada parece importar, ni la “inversión” de 2,5 millones de dolares de Jorge Lanata en Estados Unidos, que si hubiese sido Boudou ya Bonadio habría pedido su extradición; ni la quita de retenciones ahora también a la actividad minera, reafirmando la repudiable transferencia de recursos de los sectores más postergados hacía los grandes centros de poder económico.
Como dijo un amigo, “la próxima vez que quieras cambiar …”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *