portadaSociedad

Día internacional del riñón

Cada año, el segundo jueves de marzo se conmemora el Día Internacional del Riñón, para crear conciencia acerca de la enfermedad renal y la importancia de cuidar los riñones.

 

Según destacó la Sociedad Argentina de Nefrología (SAN), esta jornada tiene el objetivo de visibilizar una problemática que transitan a diario las personas con enfermedad renal: la necesidad constante de una atención coordinada de manera consistente, aun en eventos inesperados, desastres naturales o catástrofes.

 

De esta manera la SAN remarcó “garantizar de manera continua el acceso al diagnóstico, tratamiento y atención adecuados de la enfermedad renal es clave para promover una mejor calidad de vida de quienes la padecen, y un mundo con más saludable”.

 

En Argentina, según la SAN, casi cinco millones de personas tienen algún grado de Enfermedad Renal Crónica (ERC), pero se estima que sólo una de cada diez lo sabe. En este sentido, desde la Sociedad Argentina de Nefrología (SAN) insistieron en la importancia de controlar la función del riñón a través de estudios sencillos en sangre y orina para llegar a diagnósticos tempranos y ralentizar el progreso de la enfermedad con tratamientos.

 

En esta línea, el presidente de la SAN, el médico nefrólogo Carlos Bonnano, detalló a Télam “el principal obstáculo para el acceso temprano al diagnóstico es que los pacientes son derivados tarde a la consulta, porque es una enfermedad que no se manifiesta hasta muy avanzada. Sin embargo, a través de estudios de rutina como la medición de creatinina en sangre y de la urea en orina, así como la aparición de filtrado glomerular, hemoglobinuria, proteinuria, glóbulos rojos o hemoglobina, se puede detectar si hay algún problema”.

 

“Las principales causas de la ERC son la diabetes y la hipertensión, que son dos enfermedades crónicas no transmisibles que se han vuelto epidemia en el mundo a causa del sedentarismo, y las dietas hipercalóricas y abundantes en sal. Luego, hay otras causas propias del riñón como puede ser la poliquistosis renal o las glomerulopatías, pero son mucho menos frecuentes”, recalcó el médico. (InfoGEI) Mg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *