Argentina condenó la presencia en Nicaragua de un iraní acusado por el atentado a la AMIA

La Cancillería argentina condenó este martes la presencia del vicepresidente de Asuntos Economícos de Irán, Mohsen Rezai, en la reasunción de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua. Rezai es uno de los cinco requeridos con órdenes de captura con alertas rojas por el atentado contra la AMIA.

«La República Argentina expresa su más enérgica condena. Su presencia en Managua constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). El gobierno argentino exige una vez más al gobierno de Irán la cooperación de manera plena con la Justicia, permitiendo que las personas que han sido acusadas de participar del atentado contra la AMIA sean juzgadas por tribunales competentes”, dice el texto oficial.

Fuentes de la Cancillería, además, señalaron que el embajador argentino en Nicaragua, Daniel Capitanich, envió un cable explicando que en ningún momento vio o estuvo en el mismo ámbito que Rezai, porque los diplomáticos fueron ubicados en un lugar distinto del predio. Es más, Capitanich sostuvo que se enteró de la presencia del vicepresidente iraní al leer los diarios argentinos este martes.

Como ha sucedido de manera reiterada, los imputados que son altos cargos del gobierno de Teherán viajan con pasaportes oficiales y a raíz de invitaciones de los gobiernos de distintos países. Eso hace que las policías respectivas -que son las sucursales de Interpol- no intervengan para hacer cumplir las capturas, porque obviamente dependen de los gobiernos. Rezai estuvo en Singapur, Malasia y tal vez Corea del Sur, mientras que otro acusado, Ahmad Vahidi, actualmente ministro del Interior, estuvo en Bolivia. En agosto pasado, la Argentina condenó las dos designaciones del gobierno de Irán.

Según el exembajador Diego Guelar, que escribió una columna en Infobae, un secretario de la embajada le informó a Capitanich que estaba Rezai en la reasunción de Managua, pero el diplomático lo negó en un cable: sostuvo que recién se enteró de que Rezai estaba presente a raíz de las notas en la prensa argentina, este martes. Fuentes de los familiares de las víctimas de la AMIA le dijeron a Página/12 que un embajador tiene que estar enterado de quiénes participan de una ceremonia a la que va a acudir en representación del gobierno argentino.

La acusación contra Rezai por el atentado a la AMIA
En el momento del atentado, Rezai era Comandante de la Guardia Revolucionaria y la acusación en la justicia argentina se basa en la existencia de una reunión de las máximas autoridades de Irán en la ciudad sagrada de Mahshad, en 1993.

Supuestamente en ese encuentro se decidió el atentado contra la AMIA, cuya ejecución quedó a cargo -siempre según la acusación- del ala militar del partido libanés Hezbollah, vinculado con Irán.

El gobierno iraní siempre negó cualquier relación con el ataque a la mutual judía y argumentó que todos eran inventos de la oposición iraní, exiliada en Europa. Los sucesivos gobiernos argentinos vienen exigiendo que los imputados se presenten a la justicia y den su versión, pero Irán se niega de manera rotunda.

Página/12

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *