Cien mil créditos para la vivienda

Desde el relanzamiento del programa Procrear en agosto del 2020, el gobierno nacional invirtió 21.387 millones de pesos para que más de cien mil familias de todo el país accedan a créditos personales e hipotecarios para realizar mejoras, ampliaciones y refacción de viviendas. Fue a través de los programas que llevó adelante el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat: Procrear II, Casa Propia y Ampliación.

El programa Procrear se relanzó en agosto del 2020. La línea microcréditos mejoramientos ya otorgó 49.768 créditos personales a través de sus distintos segmentos que variaron desde 50.000 pesos para compras de materiales hasta 500.000 pesos para refaccionar y mejorar las condiciones del hogar. Todos ellos implicaron un aporte nacional de 10.384 millones de pesos.

A estos préstamos se sumaron 56 (cincuenta y seis) créditos hipotecarios de la línea Ampliación, que brindó hasta un millón y medio de pesos tanto para la compra de materiales como para la mano de obra, a fin de incrementar hasta 20 metros cuadrados las viviendas existentes. En este caso, la inversión que realizó Nación alcanzó los 84.000.000 de pesos.

Por último, la línea Créditos Casa Propia para refacción de viviendas existentes, lanzada en abril del 2021, brindó la posibilidad de acceder a créditos personales de 100.000 pesos o 240.000 pesos con el objetivo de realizar terminaciones, reemplazos o soluciones a problemas específicos de la vivienda. Entre ambos segmentos, ya fueron otorgados 50.299 créditos que contaron con 10.920 millones de pesos aportados por el gobierno nacional.

Deuda interna
Desde el momento en que asumió como ministro en reemplazo de María Eugenia Bielsa, el ex intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, hace énfasis en la tarea que le encomendó el presidente Alberto Fernández que define como «poner en valor derechos fundamentales, como el acceso a la vivienda».

Con ese propósito oficializó en febrero de este año el «Plan trienal 2021-2023» que incluye 264 mil soluciones habitacionales compuestas por 120 mil viviendas, además de lotes con servicios y créditos para la construcción. Se estima, sin embargo, que el déficit habitacional en Argentina es de 4 millones de viviendas, lo cual relativiza los números que proyecta el plan. Los objetivos reponen la teoría keynesiana con pragmatismo peronista: garantizar una vivienda digna al tiempo que se apuesta a la obra pública como multiplicadora de empleo y motor de la recuperación económica.

Una de las herramientas más novedosas con la que cuentan los créditos tiene que ver con el mecanismo de ajuste. Se trata de la fórmula Hog.Ar de actualización de capital basada en la evolución de los salarios que, a diferencia del Procrear actualizado por UVA durante el gobierno de Mauricio Macri, permite que no sea el índice de precios el que determine la suerte de las cuotas que debe pagar una persona para ser propietaria de su vivienda, sino su salario.

Los créditos para construcción son a treinta años a tasa cero, pero ajustan el capital por la fórmula Hog.Ar, basada en el Coeficiente de Variación Salarial que publica el Indec, lo que brinda mayor estabilidad y previsibilidad a las y los adjudicatarios al tener en cuenta la evolución de los salarios. El monto máximo a recibir es de 4,3 millones de pesos y la construcción puede realizarse en un lote propio o en un terreno que sea propiedad de los padres de quienes figuren como adjudicatarios. Otro detalle no menor es que, a diferencia de los créditos tradicionales, no se requieren ahorros previos para inscribirse, por lo que el Estado puede financiar la totalidad de la obra.

El próximo sorteo para la adjudicación de créditos Casa Propia se realizará el lunes 16 de agosto por la Televisión Pública y ante escribana o escribano público. Ya se inscribieron más de 20.000 candidatos.

Página/12

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *