Navidad, Fin de Año y tiempos de reflexión

Seguramente en Argentina y por supuesto que también en el mundo, no haya una sola persona, salvo los dueños de los laboratorios medicinales, que no deseen fervientemente la pronta finalización de este 2020.
La pandemia, además de los efectos en la salud y en la vida de las personas, hizo pedazos la economía global, especialmente la de los países en vías de desarrollo, incluidos los diferentes pueblos latinoamericanos.
Lamentablemente, en esta Argentina nuestra de cada día, ni siquiera la situación de emergencia sanitaria imperante desde el pasado 20 de marzo, pudo terminar con la grieta que divide a la sociedad y que es alimentada incesantemente por nefastos personajes de la política, en complicidad con cierto sector de la justicia y del periodismo mercenario.
Hoy muchos reclaman «una Navidad sin presos políticos», por supuesto que eso sería bueno, pero de ninguna manera la solución. Los cambios deberían alcanzar al Poder Judicial en su conjunto, con una verdadera democratización de la Justicia, pero no con la «democracia» de Carrió, que se llena la boca hablando de democracia, de república y vive del Estado desde diciembre de 1976 (plena dictadura militar), cuando el entonces general Antonio Serrano, compañero de promoción de Rafael Videla, hizo ingresar a la Procuración de la provincia del Chaco, a esta abogada recién recibida que luego desde esa función, se habría encargado de cajonear el expediente de la llamada «masacre de Margarita Belén», donde más de 20 jóvenes de entre 21 y 29 años, fueron asesinados por fuerzas combinadas del Ejército y Policía. Esto no nos consta pero lo afirman algunos periodistas y escritores del Chaco. Por algo en 2003, cuando Elisa Carrió se presentó como candidata a presidenta, en su provincia natal salió cuarta, detrás de Menem, Kirchner y Moreau. Esa gente es la que ahora pretende darnos cátedra de democracia, republicanismo e institucionalidad.
No es casualidad que en Salto, haya sido la gente de ese mismo espacio político, la Coalición Cívica en Juntos por el Cambio, los que emitieron un comunicado en tono muy crítico hacia la gestión Alessandro.
No vamos a hacer una defensa del intendente, primero porque no la necesita y segundo seguramente en algunas áreas hay falencia. Pero afirmar que 2020 ha sido un año perdido o retrocedido por culpa del gobierno y no de la pandemia, es muy de hipócritas, más aún cuando son los mismos que gobernaron la nación y la provincia entre 2015 y 2019, siendo «su» gobernadora la que hizo repavimentar la Ruta 32 pero sólo en el tramo de su mismo palo político (Arroyo Dulce-Pergamino), dejando que la gente de Salto se caiga en los baches. Fue también esa gobernadora la que mandó tirar abajo el puente Valentín Vergara, para luego hacer parar su reconstrucción cuando perdió las PASO de 2019. Y fue esa C.C. que entonces se llamaba ARI, la que entre 2003 y 2007 tuvo a su cargo el gobierno municipal de Salto. Fue un periodo de extraordinario crecimiento para el país, salvo para este distrito que guarda como recuerdo de esa época, la señalización de las calles pavimentadas y una plaza que más que plaza parece el patio de armas de algún oscuro cuartel.
Esta gente, en muchos casos la misma de aquel gobierno municipal de 2003-2007, es la que hoy llama «pauteros» a los medios de prensa que cubren las conferencias del actual gobierno. Ya que no tienen vergüenza, aunque deberían tener un poquito de memoria, ya que, en aquella época este medio era opositor y por esa razón estaba «prohibido» en el Palacio Municipal y no se le daba una sólo pauta publicitaria, contrariando toda la normativa en la materia, mientras a un periodista obsecuente, se lo premió con un cargo de concejal.
Pero está todo bien, son cosas del pasado y de la pasión política, pero para criticar hay que tener memoria, porque además, si escupimos para arriba nos puede caer en el rostro.
Felices Fiestas para todos, para Uds. también y que en diciembre de 2021, si estamos, podamos coincidir en que fue un año ganado, será para bien de la población.

Sergio Teves

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *