El 12 de noviembre es el día Mundial contra la obesidad infantil

“La obesidad infantil es una epidemia y el covid-19 empeoró la situación». Así lo afirmó Walter Martello, Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires. Las últimas estadísticas oficiales del Ministerio de Salud muestran que actualmente más del 41% de los niños, niñas y adolescentes (NNyA) en la Argentina tienen problemas de sobrepreso u obesidad.

“Urge en la salida de la pandemia, ante la vuelta al sistema presencial, aplicar la legislación vigente que impulsa hábitos saludables desde los entornos escolares, como así también avanzar en distintas herramientas para reducir la exposición a la promoción e influencia de bebidas y alimentos malsanos”, explicó Martello, que se encuentra a cargo del Observatorio de Derechos de NNyA de la Defensoría del Pueblo.

La necesidad de ese tipo de medidas se justifica, además, por el impacto que ha tenido la pandemia del covid-19 en la obesidad y sobrepeso tanto de NNyA, como de personas adultas. Un estudio realizado en Italia, tomado como referencia por profesionales del Hospital Garrahan en nuestro país, mostró que pacientes niños y adolescentes no manifestaron cambios favorables respecto de la ingesta de vegetales ni frutas durante la cuarentena. Por el contrario, los alimentos que ingirieron fueron en su mayoría papas fritas, carnes rojas y bebidas azucaradas. El incremento de consumos de este tipo de alimentos y bebidas aumentó en un rango de 5 a 1.

Se debe tener en cuenta que el exceso de peso es uno de los principales factores de riesgo ante el covid-19. Una reciente investigación publicada por Obesity Reviews describe que las personas con obesidad, que contrajeron el SARS-CoV-2, tienen un 113% más de probabilidades que las personas de peso saludable de ingresar al hospital, un 74% más de probabilidades de ser ingresadas en terapia intensiva y un 48% más de probabilidades de morir.

¿Qué hacer?
Desde hace cinco años, en la provincia de Buenos Aires, rige la Ley 14556 que establece la estrategia integral de educación para la salud. Esta normativa resulta aplicable en el sistema educativo en todos sus ámbitos, niveles y modalidades, de gestión estatal y de gestión privada.

Esta ley, entre otros aspectos, dispone que se deben incluir contenidos para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades en la currícula, con una secuencia lógica y progresiva, ajustada a los requerimientos, mediante una metodología que favorezca la participación de los alumnos y alumnas. A su vez, obliga a que los comercios, ubicados en los establecimientos educativos, garanticen el expendio de productos tendientes a promover una alimentación saludable.

“Creemos necesario fortalecer y mejorar lo establecido en la Ley 14556 y su norma reglamentaria, incorporando de manera expresa y pormenorizada a la currícula contenidos de Educación Alimentaria Nutricional (EAN), empezando desde la enseñanza inicial y básica y continuando en la enseñanza secundaria o su equivalente”, concluyó Martello.

Más información https://n9.cl/ytx2z

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *