“Freddie Mercury de los techos”: quién es el extravagante vecino de Junín que interpreta a la leyenda

Javier Schenone -que no es músico- revolucionó a su barrio caracterizado como el líder de Queen: «Freddie volvió con todo, es la reencarnación de la cuarentena”.

Dicen que las leyendas son inmortales. En la ciudad de Junín, Freddie Mercury revivió durante la cuarentena social obligatoria y preventiva. Lo hizo de manera repentina, en los techos del barrio de 9 de Julio. El encargado de traerlo en “cuerpo y alma” es Javier Schenone (48) quien le dice a Infobae, sin dudarlo: “Hay ponerle onda a la cuarentena”.

Al igual que la mayoría sufrió la angustia del encierro. “El día tres de la cuarentena me explotó la cabeza. Para sentirme mejor, hablé con mi profesor de yoga, y eso me tranquilizo un poco”, relata. Pero no recuperó su ánimo.

“A la noche enganché en la televisión la película de Bohemian Rapsody que relata la vida del líder de Queen, cuando terminé de verlo ¡me quedó el pecho inflado de Freddie! Con el encierro me dejé crecer los bigotes, pensé para qué me voy afeitar”, ese fue un simple acto de rebeldía, hasta que cobró sentido.

Así como un grito del alma, a las dos de la mañana se sentó al lado de la ventana que da a la calle: «Lo único que me salió fue gritar Eo Eo, como lo hizo en el estadio de Wembley en 1985. Y me sirvió”, relata. Ese fue el principio.

La reaparición de Freddie fue el 14 de abril a las 16.30. Improvisando con algunos elementos que tenía en su casa, Javier decidió ir por su Wembley. Respeto el estilo inconfundible de Mercury. “Podés creer que tenía en un silla un jean y una musculosa, era como si me estuviera mandando una señal». Se engominó el pelo, emprolijo el bigote, buscó anteojos y se trepó a la terraza.

Arriba conectó por bluetooth su teléfono a un parlante. Un palo de selfie stick le sirvió de micrófono. Con una vista 360 de su barrio 9 de julio, volvió a repetir Eo, Eo…. «No canto ni bailo -aclara- lo mío es pura interpretación que sale del alma”. Se asomaron algunos tímidos vecinos un tanto desconcertados. Continuó con un hit Another One Bites the Dust.

Javier no es cantante ni tampoco estudió música. “Me dedico a vender aromatizadores. Mi pasión son los viajes ruteros en moto. Llevo recorrida toda la Argentina en mi Twister 250. El encierro me impactó mal porque estamos viviendo tanta energía negativa que quise hacer algo por los demás. Te diría que soy el hijo bueno de la cuarentena”.

-¿Por qué Freddie Mercury?, quiso saber Infobae.

-¡Nunca me parecí ni un poco a Freddie Mercury! Soy fanático de su música. Conocí a Queen cuando tenía nueve años, lo escuchaba en mi casa de Buenos Aires. El disco The Game es mi favorito. Pero más allá de lo que fue como artista comparto mucho de sus valores, el amor y la libertad.

Ya se subió a la terraza tres veces, y sus vecinos lo aclaman, es toda una sensación en la ciudad de la provincia de Buenos Aires. » Cada vez se suma más gente. Es lindo porque siempre hay uno que arenga, otro aplaude… hasta coristas».

El Freddie de Junín se retira con la cuarentena: “Nació producto el encierro y morirá con él. Ahora si los vecinos me lo piden mucho, puedo llegar a cambiar de opinión”. Es que Javier quiere retomar el film de acción que viene produciendo hace ocho años A dónde están los botines de Potente. “En mis viajes en moto me lleve la cámara y registré las escenas. Participaron Fabio Alberti, Victor Hugo Morales, Emilia Attias… hasta el hombre más veloz del mundo: Usain Bolt. Es una superproducción sin dinero!”.

El cesa de la cuarentena en la Argentina será en principio el 10 de mayo, mientras tanto Javier ya vibra con su próximo show en el tejado: “Será algo inédito, quiero hacer Flash, soundtrack del film Flash Gordon, que fue interpretado una vez en vivo”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *