Denuncian hostigamiento a la dirigente Milagro Sala

Según el comunicado emitido por sus abogados, desde ese momento permanece internada en terapia intensiva con un diagnóstico de trombosis venosa profunda en su miembro inferior izquierdo. Tras la intervención médica, Milagro se encuentra, actualmente, estable y sin complicaciones respiratorias.

Aun así, el cuadro que presenta no está exento de complicaciones, por lo que se le realizaron estudios que determinarán el tratamiento a llevarse a cabo, que puede consistir, o bien en una cirugía, o bien en anticoagulación a la espera de su evolución. Debido al peligro de que se produzca un desprendimiento de coágulos que derive un taponamiento pulmonar, Sala debe permanecer internada sin movimiento alguno. En el mejor de los casos, la resolución de su situación médica tomará de tres a cinco meses y deberá permanecer anticoagulada de ocho a dieciocho meses.

 

Hostigamiento sin límite

“Esta grave situación médica está rodeada del hostigamiento que caracteriza a los poderes judicial y ejecutivo jujeños. Desde el momento de su internación, la policía local envió oficiales que permanecieron, en todo momento, al lado de Sala y le impidieron tener cualquier tipo de intimidad con su familia y con el personal médico”, señala el comunicado.

“Para peor – denuncian sus abogados-, los policías informan constantemente, por teléfono, (suponemos que sus superiores o medios de comunicación) acerca del estado de salud de Milagro, y le realizan preguntas tanto al personal de la clínica como a los allegados a Sala. Los oficiales policiales no se limitaron a aguardar en las puertas de terapia, sino que ingresaron y permanecen en el lugar, al lado de la cama en la que está la dirigente social”.

 

Cero privacidad

“En concreto, hasta anoche, una oficial estaba al lado de la cama en la que está la dirigente social, escribiendo todo lo que escuchaba y veía, sacando fotos y filmando, y comunicando por teléfono desde el estado de salud de Sala hasta con quien habla”.

Por otra parte, los letrados recuerdan que, “en las últimas semanas, el Ministerio Público de la Acusación expresó públicamente su intención de que Milagro Sala vuelva a la cárcel, sin importar lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y realizó varias presentaciones en este sentido”.

 

Corte distraída

Como es de público conocimiento, Milagro Sala lleva casi siete años en prisión preventiva, monto que triplica el máximo establecido legalmente. Mientras tanto, el Poder Judicial jujeño continúa impulsando causas contra ella y su familia, sin asidero alguno. En tanto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, sigue mirando para otro lado; en los cajones del máximo tribunal, siguen durmiendo el expediente pendiente de resolución, de la causa principal contra Sala desde hace más de dos años. (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.