El reclamo de Alberto Fernández al presidente de la Corte por los casos de violencia de género: “Le pedimos que se ocupe y solo recibimos silencio”

El mandatario le pidió a Carlos Rosenkrantz que cumpla con la Ley Micaela. Habló de la necesidad de deconstruirse que tienen algunos miembros del poder judicial. “En el siglo XXI no hay posibilidad de hacerse los distraídos, son ellos los que van a terminar juzgando a los victimarios», advirtió

El presidente Alberto Fernández presentó esta tarde desde la quinta de Olivos el Programa Acompañar, destinado a brindar asistencia directa a personas que se encuentran en riesgo por situaciones de violencia por motivos de género, y le envió un claro mensaje al presidente de la Corte Suprema: “Le pedimos que se ocupe y solo recibimos silencio”.

El mandatario dijo que no se puede “tolerar” que “la desigualdad se manifieste en gestos de humillación y de violencia” hacia la mujer, y que “padezca maltrato psicológico por el solo hecho de ser mujer”.

En tal sentido, el Presidente aseguró que ve «con preocupación que en el Estado federal, dos de los tres poderes (el Ejecutivo y el Legislativo) ya han avanzado en implementar la Ley Micaela, en respetarla y en generar conciencia de la igualdad y los derechos de la mujer, y sin embargo esa rémora la tenemos aún en el Poder Judicial, lamentablemente”.

“Le hemos pedido al presidente de la Corte Suprema de Justicia (Carlos Rosenkrantz) que por favor se ocupe de tratar el tema y solo recibimos silencio”, se quejó, y recordó que «en el siglo XXI no hay posibilidad de hacerse los distraídos frente a la desigualdad que la sociedad impone en virtud del género”.

El mandatario afirmó que “es muy importante que la Justicia entienda el problema del que estamos hablando, ya que son ellos los que van a terminar juzgando a los victimarios. Si no entienden la dimensión de esto y no quieren asumir la necesidad de deconstruirse que tiene algunos, entonces tenemos un problema”.

Alberto Fernández dijo además que con el Programa Acompañar “estamos liberando de los carceleros violentos a esas mujeres violentadas y agredidas” y les “estamos dando la oportunidad de empezar otra vez con la ayuda del Estado”.

“Hay que entender que una mujer violentada, agredida, maltratada y humillada por el hombre que la acompaña es una mujer que necesita reconstruir un espacio para volver a vivir y debe dejar de depender de quien mantiene ese lugar”, añadió el mandatario desde la Residencia de Olivos, al presentar el plan que contempla una ayuda económica para las víctimas de violencia de género.

 

 

Infobae

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *