A ocho años del fallecimiento del padre José Karamán

Un día como hoy, 11 de junio del año 2012 y luego de sobrellevar una larga enfermedad, fallecía el padre José Karamán, cura párroco de la Parroquia de la Conversión de San Pablo.
El Padre José, como lo identificaba habitualmente su feligresía, fue un hombre que, además de cumplir cabalmente su misión pastoral, dejó, en católicos y no católicos, una singular enseñanza de vida.
A ocho años de su partida, nos parece oportuno transcribir un fragmento de su carta «De un Padre para todos los padres…» (1997) texto que comienza de la siguiente manera:
«Nadie estudia para padre, simplemente se es. Nadie estudia para hijo, simplemente se va haciendo. Por eso ninguno se recibe de padre, ninguno recibe el diploma de hijo.
Llevamos sobre nuestras espaldas el drama consubstancial a nosotros mismos de una relación mutuamente dependiente. Soy padre porque vos sos mi hijo, sos mi hijo porque soy tu padre. Yo te deseé pero no te elegí, vos me tenés pero no me seleccionaste.
Misteriosamente somos, yo, padre, vos, hijo.No es fatalismo. Es un hecho misterioso de la vida para prolongarse a sí misma, en un canto doloroso y esperanzado para derrotar sin solución de continuidad a la muerte. Y es un desafío permanente para demostrar, más allá de todo, que la victoria final será de la vida.
Quienes hacemos «Los Principios».-

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *