Evalúan considerar como casos positivos a los contactos estrechos con al menos un síntoma

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, propuso este lunes un «cambio de paradigma» para que la persona que sea contacto estrecho de un caso confirmado de coronavirus y tenga un síntoma sea considerada caso positivo «sin necesidad de hacer el test», para aliviar los centros de testeos que registran alta demanda a partir del aumento de casos en todo el país.

La funcionaria explicó que «la herramienta, que ya se está utilizando en Córdoba, concretamente es la confirmación por clínica, nosotros lo hicimos en un momento de la ola anterior».

Y añadió que cuando el número de casos es alto, «la indicación de la jurisdicción es que si sos contacto estrecho de un caso confirmado con un síntoma aunque estés vacunado se te considera caso sin necesidad de hacer el test».

Vizzotti también señaló que «como sucedió en las olas anteriores, más allá de ampliar la oferta de test y el acceso a los testeos, se puede confirmar (la positividad) por clínica» y con eso se refirió al «cambio de paradigma que tenemos que ir viendo».

Respecto a los síntomas para considerar un caso como sospechoso, la cartera sanitaria reportó que serán «todas las personas que tengan dos o más de los siguientes síntomas: fiebre (37.5°C o más), tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, dolor de cabeza, dolor muscular, diarrea/vómitos, rinitis/congestión nasal, o toda persona que ha sufrido una pérdida repentina del gusto o del olfato.

También «toda persona que haya recibido un esquema de vacunación completo contra Covid-19, y hayan pasado al menos 14 días desde la última dosis, o sea trabajador de salud, o resida o trabaje en instituciones cerradas o de internación prolongada o sea personal esencial o resida en barrios populares o pueblos originarios, o sea contacto estrecho de caso confirmado de Covid-19, dentro de los últimos 14 días» que presente signos como 37,5 grados de fiebre o más, tos, odinofagia (dolor de garganta), dificultad respiratoria y rinitis/congestión nasal»..

La propuesta de la cartera sanitaria surge en el marco de un aumento acelerado en la curva de casos de contagios, que dejó en las últimas 24 horas un saldo de 15 fallecidos y 7.623 personas reportadas con coronavirus en la Argentina, según el último informe publicado.

Al respecto, Vizzotti dijo que «veníamos trabajando desde agosto en cambiar la mirada del número de casos al número de internaciones», y agregó que «sabiendo que la vacuna no interrumpe la circulación del virus, casos íbamos a tener» y que «con la vacunación se nivelan las internaciones y las muertes».

Como correlato de la suba de casos, la demanda en centros de testeos se incrementó notablemente en distintas provincias del país.

Según un comunicado del Gobierno porteño, mientras que «el promedio diario de testeos, el 15 de diciembre, era de 15 mil, hoy supera los 26 mil», lo que representa ​»un aumento del 73,3% en solo 10 días».

El desborde de los centros de testeo tuvo como punto culminante el episodio del pasado viernes en el que el jefe de la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Hospital Santojanni, Oscar Szwarcman, resultó agredido por un hombre que esperaba ser atendido.

En diálogo con Szwarcman, que se reincorporó a trabajar hoy luego de la agresión sufrida, remarcó que los centros de testeos «están colapsados porque se quintuplicó el trabajo en una semana», y aseguró que «la gente hoy está toda tranquila, pero el jueves y el viernes nos insultaban y amenazaban».

Frente a esta situación, que motivó una medida de fuerza del personal de salud aunque sin cese en la atención, el Gobierno porteño sumó dos nuevos centros para duplicar la capacidad del sistema y cuatro Unidades Móviles que recorrerán los distintos barrios, además de reforzar la seguridad en las UFU.

A diferencia de olas anteriores, la suba de casos no se traduce sin embargo en un aumento en las internaciones.

«Tenemos una buena cobertura de vacunación así que esperamos que este brote no se traduzca en una tensión del sistema de salud», expresó Vizzotti.

Al respecto, la cartera sanitaria indicó que son 820 las personas internadas con coronavirus en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI), con un porcentaje de ocupación de camas de adultos en el sector público y privado, para todas las patologías, de 34,1% en el país y del 36,1% en la Área Metropolitana Buenos Aires.

La funcionaria destacó, en ese marco, que más del 70% de la población está vacunada con dos dosis, pero insistió en la necesidad de «acelerar» la vacunación para lo cual «tuvimos contacto con todos los ministros y ministras al respecto.»

Acerca de la presencia de la variante Ómicron en el país, dijo que «los casos van a ser altos; si son Ómicron y son leves tenemos que trabajar en un nuevo paradigma».

«Ómicron se transmite muy rápido, incluso en espacios abiertos y en personas vacunadas. Que infecte personas vacunadas no quiere decir que las vacunas no sirvan, son muy leves los casos», explicó.

Vizzotti indicó que «lo que vimos en otros países es que el brote de Ómicron no genera casos tan graves como Delta, inclusive en aquellos que no estaban vacunados»

La ministra señaló que «es fundamental que todos completen el esquema de vacunación para que los casos no se traduzcan en hospitalizaciones y muertes. Todas las personas que han completado el esquema a partir del quinto mes deben recibir un refuerzo, y cuatro meses para trabajadores de la salud y mayores de 60, para no traducir los casos en hospitalizaciones y muertes».

Respecto a las internaciones, tal como se estipuló en el Decreto 494/2021, los aglomerados urbanos de más de 300 mil habitantes que registren una ocupación de camas totales de terapia intensiva superior al 80% serán considerados en «situación de alarma epidemiológica y sanitaria», a partir de lo cual se deberán tomar las medidas sanitarias correspondientes.

También será así cuando la variación porcentual del número de pacientes internados en UTI por coronavirus de los últimos siete días, respecto de los siete días anteriores, sea superior al 20%.

En cuanto a la posibilidad de implementar un autotest, Vizzotti indicó que «estamos trabajando con Anmat y con las 24 jurisdicciones para definir el rol», e indicó que «evaluamos la posibilidad de autodiagnóstico como una ampliación de la oferta para distribuir la tensión». Télam

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *