De la mano de Zeta y Charly Alberti, Soda Stereo da las «gracias totales»

Zeta Bosio y Charly Alberti, junto a músicos que estuvieron ligados a la banda y una constelación de cantantes invitados -algunos en vivo y otros en formato virtual-, comenzaron a ponerle un broche definitivo a la historia de Soda Stereo con el concierto celebrado en la noche del sábado en el porteño Campo Argentino de Polo, en el que impactó de manera particular la participación en cuerpo y voz de Gustavo Cerati en varias canciones a través de las pantallas.

“Gracias totales. Soda Stereo”, tal como se dio a llamar a este espectáculo planeado para marzo de 2020, que recién ahora pudo concretarse tras las restricciones sanitarias, combinó el calor de una banda sonando en vivo y algunos cantantes que ratificaron el poder de lo presencial, con una virtualidad que ganó protagonismo al traer al presente a Cerati y al proyectar impactantes gráficas, pero que transmitió cierta frialdad en otras interpretaciones.

También se caracterizó por celebrar una obra que ocupa un lugar fundamental en el rock argentino, está arraigada en el imaginario colectivo y genera una corriente emotiva en varias generaciones.

Sin dudas, los pasajes en donde Zeta y Charly Alberti desde el escenario volvían a interactuar con el Cerati devuelto por las pantallas fueron no solo lógicamente los más emocionantes, sino también los que reivindicaron la comunión musical entre los tres integrantes.

Pero también hubo entre los invitados algunas figuras que levantaron la temperatura del lugar, como el caso de Rubén Albarrán, Walas, Gustavo Santaolalla y, especialmente, Benito Cerati; sin dejar de lado el gran momento musical regalado por Draco Rosa.

El desafío de tocar sin Cerati

Sin embargo, el gran desafío era salir a escena sin su gran líder al frente y fueron los invitados y la virtualidad los que salieron al rescate, con mayor o menor éxito, según los casos.

El mayor golpe de efecto fueron los momentos en que apareció Cerati, como el comienzo con “Sobredosis de TV”, hacia la mitad del concierto con “En la ciudad de la furia”, y hacia el final y en formato exclusivamente de trío en “Fue” y “Primavera cero”.

En el plano del vivo, Richard Coleman se hizo cargo de manera notable de “Hombre al agua”, Rubén Albarrán levantó al público con su enérgica versión de “Lo que sangra (La cúpula)”, Walas cautivó en “Juegos de Seducción” y Andrea Echeverri tuvo sorpresivamente una desdibujada intervención en “Pasos”.

Por su parte, Gustavo Santaolalla conmovió con su voz y su charango en “Cuando pase el temblor” y Draco Rosa protagonizó un pasaje de alto vuelo musical con “En remolinos”; pero la gran ovación fue para Benito Cerati y su inolvidable versión de “Zoom”.

En definitiva, el concierto en sí mismo resulta un digno broche a la historia de Soda Stereo por el nivel mostrado por la banda; por el valor de volver a verla en acción con Cerati incluido; por el soberbio repertorio; y por la gran cantidad de grandes figuras que, con sus intervenciones, más allá de los resultados, demuestran el valor que su obra ha tenido en toda latinoamericana. Hacia allá continúa esta despedida luego del segundo concierto de este domingo noche en el Campo Argentino de Polo. (Télam)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *