Un año sin «El Diego»

Este 25 de noviembre se conmemora el primer aniversario de la desaparición física de Diego Armando Maradona.
El mejor jugador en la historia del fútbol mundial, el que repartió infinitas alegrías no sólo al pueblo argentino sino a todos los pueblos del mundo, se fue aquel 25 de noviembre de 2020, casi en soledad y en circunstancias que aún hoy la justicia intenta dilucidar.
Los chimangos de siempre (por su baja estofa no alcanzan la categoría de carancho y mucho menos de buitre), siguen carroñeando su cadáver o en todo caso su recuerdo. Algunos impulsados por intereses económicos, otros por esa fobia que les produce todo aquello que se identifique con lo nacional y popular. Un ejemplo de esto último lo dio recientemente un periodista de los medios hegemónicos, lanzando al aire como noticia que el cadáver del !0 había sido sepultado sin su corazón. Lo raro es que este periodista que supuestamente también es médico, debería saber que a ese nivel, una muerte cuyas causales son materia de investigación judicial, cualquier magistrado que autorice la inhumación, lo hará preservando no sólo el corazón, también todas la vísceras y demás órganos susceptibles de ser periciados si la tarea investigativa así lo aconseja.
De alguna manera este buen señor pretendió responsabilizar al Gobierno de que Maradona fuera enterrado sin su corazón y sólo faltó que culpara directamente a «La Cámpora».
Pero en realidad, la escoria no es el objeto de estas líneas, sino, el recordar una muerte que ocasionó una profunda congoja en muchos pueblos del mundo y muy especialmente entre los argentinos. Y como dijo Gustavo Campana, «Cuando un pueblo llora, que nadie pregunte nada…

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *