Miles de estudiantes recuerdan «La Noche de los Lápices»

Con una caravana y una marcha por el centro de la ciudad de La Plata, miles de jóvenes recuerdan como todos los años, a los diez estudiantes secundarios que fueron secuestrados en la ciudad de La Plata y torturados por reclamar el boleto estudiantil, seis de los cuales continúan desaparecidos, en un hecho conocido como «La Noche de los Lápices», ocurrido el 16 de septiembre de 1976 en la capital bonaerense.

La Unión de Estudiantes Secundarios (UES), donde militaban los adolescentes desaparecidos hace 45 años, convocó a una caravana que partió a las 14.30 de la Plaza Italia de La Plata y culminará en la puerta del Ministerio de Infraestructura bonaerense, en 7 y 58, de la capital provincial.

Marta Ungaro, hermana del estudiante desaparecido Horacio Ungaro, expresó que en este aniversario los 45 años de «La Noche de los Lápices» toma especial resignificación ante el avance de posturas negacionistas, incluso con la presencia de candidatos en algunas fuerzas de derechas que reivindican la última dictadura cívico militar.

La mujer recordó que «este 45 aniversario nos encuentra con el juicio del Pozo de Banfield, donde (se presume 6 de los 10 estudiantes secuestrados) fueron asesinados los primeros días de enero de 1977».

Reivindicó que a pesar de que «tardó mucho este juicio», quien fuera responsable de ese centro clandestino «Juan Miguel Wolk está vivo y sentado», en el banquillo de los acusados.

Ungaro dijo además que insistirán para que «cese el arresto domiciliario, y que tengan cárcel común, perpetua y efectiva», para Wolk, y el resto de los responsables de los crímenes cometidos en ese centro clandestino de detención.

«A mi hermano lo llevaron con 17 años, quedó suspendido en mi memoria con esa adolescencia, esa sonrisa, esas pecas y cada día lo extraño más», dijo con pesar.

La noche de los lápices

La noche del 16 de septiembre de 1976 se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a 10 jóvenes que tenían entre 16 y 18 años, y en su mayoría eran integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), quienes reclamaban por el boleto estudiantil secundario gratis.

Esa noche, irrumpieron en el departamento donde vivía la familia Ungaro en la ciudad de La Plata y secuestraron a Horacio Ungaro, de 17 años, junto a un amigo que se había quedado a dormir en la casa de éste: Daniel Alberto Racero.

Además de Horacio y Daniel, fueron secuestrados Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone y Francisco López Muntaner; en tanto el 17 de septiembre los represores apresaron a Emilce Moler y Patricia Miranda y cuatro días después fue detenido Pablo Díaz, pero una semana antes habían secuestrado al estudiante Gustavo Calotti.

Los jóvenes, militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), habían marchado en reclamo del boleto estudiantil, beneficio suspendido tras el golpe militar, por eso a este hecho se le denominó «La noche de los lápices»

Todos fueron conducidos al centro clandestino de detención «Arana», donde se los torturó durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield.

Moler, Díaz, Miranda y Calotti recuperaron la libertad, en tanto los seis restantes permanecen desaparecidos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *