En Pergamino avanza el proyecto para la producción de Cannabis medicinal

A fines del año pasado el Gobierno Nacional reglamentó la Ley Nº 27.350 que posibilita la investigación médica y científica del uso medicinal del cannabis y sus derivados. Así fue que meses más tarde se firmó un convenio público-privado entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la empresa Pampa Hemp para la investigación científica y el cultivo en la Estación Experimental de nuestra ciudad de cannabis para fines medicinales.

Este convenio surgió por una demanda del sector privado, en este caso Pampa Hemp, quién acudieron al INTA para plantear la iniciativa. Desde allí, tomó la propuesta el Grupo de Manejo de Cultivos de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Pergamino y comenzaron a trabajar en la construcción de un proyecto medicinales que se adecue a la normativa anunciada por el Estado Nacional.

En diálogo con Primera Plana la coordinadora del proyecto, la ingeniera agrónoma Natalia Prece, y la referente de Vinculación Tecnológica de la Unidad, ingeniera zootécnica, Verónica Monsutti, brindaron más detalles sobre el trabajo que se está realizando y las metas a cumplir. Los objetivos iniciales están en torno a aspectos productivos de Cannabis Sativa, donde se desarrollarán diferentes variedades de cannabis en condiciones bajo cubierta. “La primera etapa de este proyecto de vinculación con Pampa Hemp, se basará principalmente en los conocimientos de producción del cultivo, para ver qué factores ambientales y de manejo tienen incidencia, tanto en la productividad como en la calidad de los cannabinoides”, aseguraron.

Primera etapa de producción

El producto resultante en primera instancia es para investigación y no ingresará en proceso de comercialización. Estará a disposición de la red de laboratorios públicos y privados quienes serán los encargados de producir el aceite de cannabis para el consumo medicinal. “El propósito es colaborar con los laboratorios nacionales, producir insumos para que otros puedan investigar y generar medicamentos”, indicaron. “Pensamos que este tipo de actividades tiene un alto impacto socio-económico para nuestra región, para la Argentina, y para todas aquellas familias que desde hace muchos años vienen luchando para poder salir de una situación dolorosa y muchas veces clandestina”, sostuvieron las profesionales.

Carácter de confidencialidad

Desde la EEA Pergamino del INTA no quisieron aportar datos en cuanto a los genotipos que se utilizarán ni a cómo será el proceso final de la marihuana por tener carácter de confidencialidad. Sólo comentaron que la producción será floral y que se prevé la extracción del aceite en un laboratorio privado contratado por la empresa privada. En cuanto a la siembra y producción de las plantas destacaron que “debido a que toda investigación con cannabis es incipiente, no hay datos o investigaciones científicas referidas a variedades adaptadas a la región” y remarcaron que “describir el comportamiento de las variedades en el invernáculo y adaptar el manejo técnico y productivo a las condiciones ambientales de nuestra región (norte bonaerense) es otro de los grandes objetivos dentro del proyecto”.

Mecanismos de seguridad

La producción y cultivo de cannabis conlleva un gran mecanismo de seguridad ante posibles robos de la materia prima. Para prevenir esto, lo responsables llevarán adelante todas las recomendaciones del Ministerio de Seguridad de la Nación, que comprende tres anillos de seguridad. “Por un lado, el predio estará cercado con alambrado olímpico, y se contratará un sistema de video-vigilancia. Además, el acceso al invernáculo estará restringido a las personas involucradas en el proyecto mediante un control biométrico”, concluyeron. (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *