Los depósitos en moneda nacional aumentaron el 40%, en lo que va de 2020

Un estudio del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), indica que los depósitos en pesos crecieron por encima de la inflación, al igual que todas las colocaciones. La implementación de la tasa mínima por parte del Banco Central desde abril del corriente año generó un incremento del ahorro en pesos sin precedentes. Analizando la evolución de los depósitos en pesos desde diciembre del año pasado se observa un aumento considerable.

Los préstamos comerciales vienen aumentando de manera continua desde julio del año pasado, con una fuerte aceleración a partir de abril de este año. Esto se explica en gran parte por los créditos nacionales de emergencia a tasa del 24% para los sectores productivos que comenzaron a adjudicarse a principios de abril, dado que crecieron más de 1200% en cuatro meses.

El mercado de deuda en pesos es de vital importancia para el Tesoro Nacional por dos motivos. Por un lado, se evita exponer a la economía argentina a los vaivenes derivados del precio del dólar. Por otro, se incentiva el desarrollo del mercado de capitales local. Para lograr lo último, es menester que el rendimiento en términos reales de los instrumentos financieros en pesos sea positivo, de manera tal, de propiciar el ahorro en moneda nacional.

El financiamiento del Sector Público Nacional viene creciendo de manera continua en el mercado de deuda en pesos mediante licitaciones de deuda y operaciones de administración de pasivos. Desde marzo hasta agosto el porcentaje de roll over (media móvil 3 meses) pasó de 58% a 123%. Los depósitos crecieron muy por encima de la inflación nacional del período estudiado que fue de 15,8%, según el organismo oficial de estadísticas. Los depósitos en pesos tuvieron una variación positiva del 63,2% entre julio del corriente año en comparación con diciembre del año pasado. Otros depósitos fueron los que menos crecieron con 19,5%. Los depósitos en cuenta corriente y plazo fijo no ajustable por CER lo hicieron 54,1% y 59,3% respectivamente. Los depósitos en caja de ahorro tuvieron un incremento del 89,5% y los plazos fijos ajustable por CER un 100,6%. Estas variaciones positivas de los depósitos dan cuenta del aumento del ahorro interno debido a las políticas llevadas a cabo por el Banco Central.

Capitalismo productivista

Con el cambio de gobierno, y a partir de una mirada centrada en un capitalismo productivista, con vocación en la reactivación industrial, comercial y del mercado interno, el sistema bancario comenzó a perder porcentajes de rentabilidad ya que se viene incentivando que vuelvan a su rol central como banco: prestar los depósitos de sus clientes al sistema productivo. A principio de diciembre, la tasa de interés del crédito comercial era del 72,4% con un 53,4% de inflación interanual, por lo que el costo de financiamiento del crédito se encontraba muy por encima de la inflación, tal como fue la dinámica de tasas muy altas en el 2019. A partir de la nueva gestión, se logró reducir las tasas de créditos comerciales a 41,9% a mediados de agosto, ubicándose apenas por debajo de la inflación interanual (42,4% en julio). Otro hecho positivo es que se fueron ampliando los plazos promedios en días de los créditos, pasando de 151 (en diciembre) a 176 días promedios en agosto.

Mercado revitalizado

Es menester contar con un mercado de deuda en pesos revitalizado, ya que es fundamental para financiar obras de infraestructura del Estado Nacional y provincial a tasas compatibles con la recuperación económica.

Fortalecer el mercado de capitales en moneda nacional, acompañando el reordenamiento y normalización macroeconómica, es una de las aristas del plan troncal del gobierno actual para volver a poner a la producción como eje central del país.

 

(InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *