Argentina condiciona inversiones chinas para duplicar la producción de cerdos

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme, habló sobre el plan para elevar la producción porcina en nuestro país y condicionó el acuerdo con China a que las granjas porcinas tengan socios nacionales, actividad muy criticada en nuestro país por intelectuales ambientalistas. El tema desató un intenso debate.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme dijo que no hay nada cerrado todavía entre los gobiernos de China y Argentina sobre este tema, aunque sí aclaró que “no se negocia a nivel oficial la letra chica de las inversiones sino el marco institucional para que se éstas puedan llevarse a cabo”.

En tal sentido, el funcionario explicó que están esperando la respuesta del Ministerio de Agricultura de China a las condiciones que quiere imponer la Argentina a estas inversiones. Una de ellas es que las nuevas plantas tengan en todos los casos un socio argentino, ya sea una empresa, una cooperativa o directamente productores.

Según revela la publicación especializada, Dang Dai, se sumó a la polémica, Ricardo Aronskind, Licenciado en Economía de la UBA y Magíster en Relaciones Internacionales por FLACSO, quien señaló que debe debatirse el tema ecológico e incorporarlo “en todas las decisiones de políticas públicas argentinas”, pero “llama la atención la forma en que el tema fue presentado a la opinión pública argentina, y la oportunidad en que se hace” por parte de quienes firmaron el documento crítico.

“El título sostiene que seríamos una factoría ‘para China’, a su vez asociada a ‘fábrica de nuevas pandemias’. El Departamento de Estado de los Estados Unidos no lo podría haber redactado mejor”, ironizó Aronskind.

En tanto el subsecretario de Promoción del Comercio e Inversiones de la cancillería argentina, Pablo Sívori, entrevistado por Reuters, quien junto a Neme participa de la negociación con China, indicó que “Ya acordamos el contenido del memorándum”, y habría afirmado que Argentina planteó al Gobierno chino la firma virtual del documento y que espera que se pueda concretar en las próximas semanas.

Por su parte el periodista Néstor Restivo escribió en AdSina que hay una clara tendencia anti-china en las críticas (no señaladas cuando hay inversiones de otras procedencias) además de muchas falsedades dentro de algunos planteos de riesgos correctos, pero exagerados con intencionalidad política.

Por su parte, la periodista ambientalista Elisabeth Mohle escribe en Cenital que “es evidente que la tensión entre producir y conservar va a existir siempre y es saludable que haya partes que representen a cada lado. Pero, en la medida en la que tengamos en claro que el objetivo es común y que es una Argentina con menos pobreza y desigualdad en un contexto de menor degradación ambiental y un proceso de desarrollo que reduzca la dependencia de las materias primas, hay espacio de ambos lados para discutir las formas concretas de lograrlo”.

 

(InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *