La agroecología va tomando forma de política de Estado: Buenos Aires deriva créditos a productores que la apliquen

La noticia pasaría inadvertida si no fuera porque se jalona con una serie de hechos que permiten inferir que en la Provincia de Buenos Aires se están tomando en serio hacer una política importante de apoyo a la llamada “agroecología”, que es aquel modo de producir sin agroquímicos, transgénicos ni fertilizantes de base química.

La noticia dice que el Ministerio de Desarrollo Agrario del gobierno de Axel Kicillof aprobó proyectos de financiamiento para promover la producción hortícola agroecológica. El plan “beneficiará alrededor de 1400 productores en forma directa, para que puedan desarrollar sistemas agrícolas sostenibles”.

Según el ministro Javier Rodríguez, el ministro del área, “es muy importante la aprobación de esta primera etapa de proyectos, ya que permite financiar con equipamiento a un amplio abanico de productores familiares hortícolas que producen de forma agroecológica, en transición hacia la agroecología, o que incorporarán prácticas agroecológicas. Existe un gran potencial para esta producción en todo el territorio bonaerense”, destacó.

Lo cierto es que es la primera vez que desde esa cartera se derivan recursos con el objetivo declarado de promover estos sistemas de producción, fundamentalmente en los periurbanos y los cinturones hortícolas. ¿Y qué recursos si casi no hay dinero para este tipo de cosas? La selección de proyectos se decidió junto con el Ministerio de Agricultura de la Nación y con el FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola), que otorgó el financiamiento. Se trata de un organismo especializado de las Naciones Unidas que se ocupa de dar crédito a los productores más pequeños en todo el planeta.

Hay pocas precisiones. En principio se financiará 9 proyectos por 57,5 millones de pesos. Los beneficios llegarían a unos 1.400 productores de la provincia en forma directa y a muchos más en forma indirecta, pertenecientes a los partidos de Berazategui, Florencio Varela, La Plata, General Pueyrredón, Daireaux, Trenque Lauquen, Pehuajó y Rivadavia.

“Las iniciativas contemplan aumentar la productividad en general y la producción de hortalizas pesadas a campo, reducir costos de laboreo, mejorar los rindes y desarrollo de los cultivos, la construcción de centros de acopio invernáculos; además de incorporar productos al mercado provincial, diversificar la producción, e incorporar nuevas maquinarias, entre otros”, afirma la gacetilla oficial.

No es el primer gesto del gobierno de Axel para quienes se inclinen a este tipo de producción que reniegue de los insumos químicos.

A mitad de junio, con la firma del propio ministro Rodríguez, se dictó la Resolución 78/2020, que creó el programa provincial de “Promoción de la Agroecología”. La normativa define que se creará un Registro de Productores Agroecológicos en el ámbito bonaerense, “en el que se inscribirán aquellos sujetos que lleven adelante producciones respetando prácticas agroecológicas”.

Buena parte de esta estrategia tiene soporte político en territorios dominados por los movimientos sociales, especialmente la UTT (Unión Trabajadores de la Tierra) y el llamado Movimiento Arraigo. La UTT ya ha colocado a su principal referente, Nahuel Levaggi, nada menos que como presidente del Mercado Central de Buenos Aires, el principal centro de abastecimiento de frutas y verduras para la gran ciudad. El Movimiento Arraigo está liderado en territorio bonaerense por el senador provincial Francisco “Paco“ Durañona, ex intendente de San Antonio de Areco.

Días atrás, desde la colonia agroecológica que la UTT mantiene en Jáuregui, Durañona anunció la presentación de dos proyectos de ley: uno para favorecer el arraigo rural (una suerte de Procrear para adquirir predios productivos) y otro, justamente, de promoción de la agroeocología. De este modo, si prospera esta iniciativa, la política provincial tendrá anclaje en una ley.

ste Proyecto de Ley de Promoción de la Agroecología no solo confirma la creación de un Registro de Productores sino que además se propone “visibilizar sus circuitos de comercialización con publicidad de la pauta oficial”. Además propone “otorgar gratuitamente un Sello de Producto Agroecológico a quienes
cumplan los requisitos del Registro”.

Los productores convencionales deberían observar con atención este proceso. Y es que el proyecto promueve “establecer un Código de Faltas para resolver conflictos con productores linderos que utilicen ‘agrotóxicos’”. Y en el mismo sentido, promueve que el 50% de lo recaudado por multas por “la aplicación ilícita” de agroquímicos será destinado a la promoción de la agroecología.

 

Bichosdecampo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *