Día del Niño: por qué se celebra cada tercer domingo de agosto

El festejo tradicional por el Día del Niño se celebra en Argentina desde 1960 a partir de la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que cada nación destine un día a promover el bienestar de los niños. Sin embargo, en el 2020, desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), decidieron cambiar su nombre a Día de las Infancias.

El cambio en el nombre del festejo se planteó para poder empezar a pensar de manera inclusiva y además plantear un mejor camino de respeto para que los niños puedan crecer libres de estereotipos a causa de la diversidad que implica esa franja etaria.

¿Por qué cambiaron el nombre a Día de las Infancias?

La celebración es de gran valor en el ámbito social y comunitario a lo largo y ancho del país. Resulta ser una jornada donde niñas y niños son protagonistas y donde el juego y la recreación son también espacios de reflexión y ejercicio de sus derechos. Sin contar los regalos que completan el festejo en cada hogar.

La idea de cambiar el Día del Niño por Día de las Infancias apunta a posicionar el enfoque de derechos con perspectiva de géneros y diversidad en la forma de representar a la diversidad de las vivencias de la niñez.

Tiene que ver con el desafío de visibilizar las transformaciones producidas en los últimos años en el plano social, cultural y normativo, y con la premisa de que para desnaturalizar inequidades también es necesario trabajar en el plano de lo simbólico.

La iniciativa de la SENAF fue impulsada también por la Jefatura de Gabinete de Ministros en aquel entonces, cuando invitaron a que todos los organismos públicos nacionales renombren esta jornada como Día de las Infancias.

Ámbito

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.