Cómo es el impacto del COVID-19 en la fertilidad femenina

Un grupo de investigación del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME) demostró el impacto del COVID-19 en la fertilidad femenina, en el primer trabajo que evalúa las secuelas de este virus en la función del ovario. Los daños no son irreversibles ni crónicos, aseguran.

“A partir de estudios hechos a pacientes de clínicas de fertilidad asistida, que habían tenido coronavirus -pero no habían sido hospitalizadas-, pudimos observar que, cuanto mayor concentración de anticuerpos contra el COVID-19 había, menor era la cantidad de ovocitos, tanto totales como maduros”, señaló Yamila Herrero, becaria doctoral del IBYME y una de las autoras del trabajo.

Los ovocitos, explica Herrero, se llaman así mientras están en el ovario. Una vez que salen de él, pasan a llamarse óvulos. “Para la investigación, analizamos muestras de un líquido que se llama fluido folicular, que es donde este ovocito se encuentra inmerso”, explicó María Fernanda Parborell, investigadora del CONICET y líder del equipo.

El equipo del Laboratorio de Estudios de la Fisiopatología del Ovario (IBYME). Fuente imagen: gentileza investigadores.

Otro de los hallazgos del grupo fue comprobar que, en este líquido folicular, había anticuerpos de coronavirus. “Medimos la presencia de los anticuerpos a partir de test rápidos de detección -explica Herrero-. Y encontramos altas cantidades de estos anticuerpos en el 93 por ciento de las muestras de pacientes que formaron parte del estudio”. “Se trata de brindar esta información a las pacientes, de que, igualmente, podrán quedar embarazadas, pero, debido al virus, tal vez tarden un poco más en conseguirlo”, subrayó Parborell.

La importancia de vacunarse

Tanto Parborell como Herrero reafirmaron la importancia de las vacunas. “Absolutamente todas las vacunas disponibles son buenas, incluso, para las embarazadas. Este tipo de estudios demuestra que lo que afecta a los distintos órganos no son las vacunas, sino, justamente, el coronavirus”, apuntó Herrero.

Próximamente, el equipo se enfocará en estudiar el tiempo de recuperación del ovario, entre otros factores, en pacientes recuperadas de COVID-19 para ver el período que se requiere para que se reestablezcan los parámetros considerados normales. (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *