El comunicado de la FIFA sobre la suspensión de Brasil – Argentina

Tras el show bochornoso que terminó con la suspensión del partido entre la Argentina y Brasil, la FIFA publicó una nueva declaración oficial en la que «lamenta las escenas que precedieron a la suspensión del partido» y confirmó que recibió los primeros informes sobre lo ocurrido en el encuentro. Sin embargo, como en su escueto mensaje de ayer, la máxima autoridad del fútbol volvió a ser ambigua respecto de las consecuencias que tendrá lo sucedido y dijo que se va a «tomar la correspondiente decisión a su debido tiempo».

La FIFA condenó la interrupción del partido por las Eliminatorias hacia la Copa Mundial de Qatar por privar «a millones de seguidores de este encuentro que enfrentaba a las selecciones de dos de los países con más peso futbolístico del mundo», pero descartó adelantar responsabilidades, sanciones o decisiones respecto de qué ocurrirá con los puntos en disputa.

La FIFA recibió los informes del partido suspendido

«Ya se han enviado a la FIFA los primeros informes del partido. Los órganos disciplinarios pertinente analizarán la información contenida en estos para tomar la correspondiente decisión a su debido tiempo», indicó el breve comunicado.

Uno de los informes claves con los que trabajarán los órganos disciplinarios será el del árbitro del partido, el venezolano Jesús Valenzuela, quien en principio respaldó la decisión del equipo argentino de abandonar el campo de juego. Lo que pondría la responsabilidad de la suspensión en las autoridades brasileñas y los puntos en juego para la Selección albiceleste.

El informe de Valenzuela en ningún momento manifiesta que Argentina se haya retirado del campo de juego, sino que el plantel albiceleste recibió la comunicación por parte de los oficiales de Conmebol y recién, en ese momento, se dirigió a los vestuarios del Arena Corinthians.

El árbitro sostuvo que los responsables de detener el partido fueron los funcionarios locales, lo que eximiría a la Selección argentina de una sanción y el problema se traslada hacia la Confederación Brasileña de Fútbol.

Página/12

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *