El gorilismo los cría, el macrismo los amontona

Ayer los argentinos conmemoramos un nuevo aniversario de aquella masacre que sectores de las Fuerzas Armadas, cometieron el 16 de junio de 1955, cuando pretendiendo derrocar al entonces presidente Juan Domingo Perón, bombardearon Plaza de Mayo, asesinando al pueblo congregado en el lugar en defensa de su líder.
Aquel gorilismo hoy tiene nuevas caras, nuevos nombres, nueva indumentaria y nuevas armas. Ahora se sirven de los mercenarios de la prensa y de los corruptos del Poder Judicial, pero en esencia, son el mismo perro con diferente collar.
Primero protagonizando marchas anti-cuarentena, luego que la vacuna era veneno, después que no teníamos vacuna, ahora que la Pfizer y así todo el tiempo, como a la gata flora, nada les viene bien.
El impresentable intendente de Capitán Sarmiento, amenazando con cortar ruta si no vuelve la presencialidad.
Otro intendente macrista, Salvador Serenal, del partido de Lincoln, se contagió de Covid en una fiesta clandestina por el cumpleaños de su hermana, a la que asistieron más de 50 invitados. Su salud se complicó y primero fue internado en Lincoln, luego trasladado a Junín, pero el «ejemplar» Jefe Comunal, por las dudas, se hizo llevar un respirador que sacó del Hospital de su ciudad.
Esto es la dirigencia macrista, la única vida que les importa es la de ellos. Te hablan de salud pero desfinanciaron la salud pública, no inauguraron hospitales porque los había construido el peronismo. Se quieren mostrar como paladines de la educación y cerraron escuelas, cancelaron el programa Conectar Igualdad, el gobierno de Vidal en la provincia de Buenos Aires fue el único que terminó el mandato con menos escuelas de las que había recibido.
Son los primeros en hablar de república, se envuelven con la Bandera Argentina, pero cuando fueron gobierno entregaron la soberanía política y económica del país.
Este año habrá elecciones legislativas, será cuestión de mantener viva la memoria.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *