El Senado convirtió en ley la postergación de las elecciones

Con el apoyo del oficialismo y de la mayoría de la oposición, el Senado aprobó esta tarde la postergación de las PASO y las elecciones legislativas para el 12 de septiembre y 14 de noviembre, respectivamente. En tanto, la Cámara alta también convirtió en ley -con los votos del oficialismo- la Ley de Ganancias para Empresas, que establece una estructura de alícuotas marginales y escalonadas en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada.

La postergación de las PASO y las elecciones legislativos resultó un trámite ya que se llegó a la votación con acuerdo entre los bloques para retrasar el llamado a votación frente a la crítica situación sanitaria por la segunda ola de la pandemia de covid-19, a partir de un artículo clave que asegura que «la presente ley no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario».

La norma, con la finalidad de garantizar un tiempo suficiente para el escrutinio definitivo de las PASO, propone reducir de 50 a 45 días previos a la elección general el plazo para proclamar los candidatos de cada espacio político. La modificación del cronograma electoral se aprobó con con 55 votos a favor, 3 en contra y 2 abstenciones.

Con anterioridad, la Cámara alta sí había mantenido un intenso debate antes de la aprobación de la Ley de Ganancias para Empresas, que quedó aprobada con 36 votos a favor y 26 en contra, gracias a los votos de la bancada oficialista del Frente de Todos y de sus aliados, en tanto que los interbloques de Juntos por el Cambio y del Parlamentario Federal lo rechazaron.

El proyecto de ley sobre el Impuesto a las Ganancias de sociedades busca aliviar la carga fiscal para las pequeñas y medianas empresas para lo que propone un nuevo esquema de alícuotas escalonadas compuestas de tres segmentos.

Según la iniciativa, por ganancias de hasta 5.000.000 de pesos, las empresas pagarán una alícuota del 25 por ciento; sobre ganancias de entre 5.000.000 y 50.000.000 de pesos, pagarán el 30 por ciento; y finalmente, sobre ganancias superiores a 50.000.000 de pesos pagarán el 35 por ciento.

El criterio será escalonado y progresivo, ya que si una empresa supera los 50 millones, pagará por los primeros 5 millones, el 25 por ciento, luego el 30 y por el resto de lo que supere los 50 millones, recién abonará el 35 por ciento.

Además, se incluyeron incentivos para la incorporación de mujeres, travestis, transexuales y transgéneros como directores y síndicos de las empresas; y en segundo término, se aclaró en la redacción que no se reducirá la alícuota del 41,5 por ciento para los juegos de azar. Los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota de 7 por ciento, a través del impuesto vigente.

Página/12

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *