La jueza Marrón seguirá en la causa de Facundo Astudillo Castro

La Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca confirmó a la jueza María Gabriela Marrón al frente del expediente que investiga la desaparición y muerte de Facundo Astudillo Castro, ocurrida entre abril y agosto del año pasado al sur de Bahía Blanca.

Pablo Larriera, único integrante de la Cámara, rechazó el pedido de recusación que habían elevado los fiscales Andrés Heim y Horacio Azzolin en febrero pasado, quienes consideran que la magistrada perdió la imparcialidad en el caso, por “no cumplir con sus funciones, ya que desestima cualquier otra posibilidad que no sea la que indica que Astudillo Castro se ahogó durante una inundación repentina mientras caminaba en el complicado cangrejal del estuario de Bahía Blanca”.

Con su fallo, el camarista avala a Marrón como jueza del caso, aduciendo que no encontró pruebas en el reclamo de Heim y Azzolin que avalen la denuncia contra la jueza, así como con anterioridad, lo hicieron los abogados de Cristina Castro, mamá del joven hallado muerto.

Irregularidades

El principal cuestionamiento de los fiscales contra Marrón apunta al manejo polémico -a su juicio- que la magistrada tuvo respecto de medidas de prueba solicitadas en relación con la altura de la marea de los lugares donde fueron encontrados Castro sin vida, su mochila y donde, también, se detectó por GPS la presencia de un móvil policial.

Dicho estudio fue encomendado al Instituto Argentino de Oceanografía (IADO-CONICET) y al Servicio de Hidrografía Naval (SHN), pero fue objetado por los fiscales, que consideraron que el mismo no se correspondía a la totalidad de los puntos del peritaje y que presentaba irregularidades formales, por lo que pidieron a dichos organismos presenten un nuevo informe.

Informe trucho

El mismo día en que se presentó ese informe, en nombre del IADO se presentó también otro documento que, a criterio de los fiscales, era inusual: un integrante de una de las instituciones que debían hacer el peritaje había decido presentar un informe en el que se reflejaba un estudio de campo realizado sin autorización de los investigadores ni control de las partes. El trabajo, además, sostenía hipótesis y arribaba a conclusiones que no se le habían solicitado sin contar con todos los elementos del caso, advirtieron Heim y Azzolin.

Los fiscales devolvieron el informe y le recordaron al científico que su actuación se debe ajustar a las directivas encomendadas expresamente. En ese mismo contexto, la jueza Marrón intimó a los fiscales a subir al sistema de gestión Lex100 el informe del IADO ordenado por esta parte, cosa que se hizo. Se excluyó, desde luego, el informe no ordenado y devuelto.

Más irregularidades

Como si las irregularidades en la tramitación de la causa fueran pocas, la cuestionada magistrada ordenó al IADO otro estudio de campo sobre el estuario de Bahía Blanca, argumentó que era complementario de la autopsia que ella había pedido sobre el cuerpo de Facundo.

Mientras tanto, la familia del joven desaparecido después de ser detenido por la Policía de la Provincia de Buenos Aires el 30 de abril de 2020 a la vera de la ruta 3, y hallado muerto el 15 de agosto del mismo año, sigue clamando justicia, y preguntándose porqué la jueza se la niega. (InfoGEI)Jd

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *