Argentina busca el apoyo de China en las negociaciones con el FMI

Fuentes de la embajada de Argentina en Beijing indicaron que durante la reunión se repasaron los temas de la agenda bilateral, se habló de la invitación extendida por el presidente Xi Jinping hacia el presidente Alberto Fernández para realizar la visita de Estado y se enfatizó en una serie de proyectos de inversión en infraestructura que son priorizados por ambos gobiernos y que integrarían un Plan Quinquenal conjunto.

También se conversó sobre el intercambio entre monedas locales para iniciar un camino que pueda romper con la estructura bimonetaria argentina, mencionándose que el Banco Central de Argentina autorizó el año pasado una rueda en el mercado cambiario en la moneda china, con el objetivo de abaratar los costos de transacción con un importante socio comercial.

Según da cuenta la revista especializada DangDai, comenzaron a evaluarse proyectos productivos e industriales que podrían ser financiados en “renminbí”, moneda que posteriormente podría ser utilizada para afrontar pagos externos con China.

Por otro lado, Vaca Narvaja solicitó el apoyo de la República Popular China en las negociaciones que Argentina viene realizando con el FMI con miras a la reunión anual del FMI, cuando se pondrá en la mesa nuevamente la eliminación de sobretasas.

La gran estafa

El gobierno de Mauricio Macri solicitó, en el año 2018, un préstamo stand by al FMI por un valor cercano a los 57.000 millones de dólares, suma jamás prestada a ningún país del mundo, otorgada a la Argentina no solo haciendo “vista gorda” de la insolvencia de la gestión macrista para devolverlos, sino aún más grave, salteando todas las normas propias de dicho organismo internacional que condicionaban dicho préstamo.

A pesar de ello, y de la falta de acuerdo del Congreso Nacional, el organismo de crédito desembolsó 44.700 millones que nuestro país no puede afrontar su pago, ya que los niveles de deuda resultaban insostenibles. Por lo que la administración de Alberto Fernández pidió no acceder al último tramo del crédito.

Financiamiento de la fuga de divisas

El flujo de reservas del Banco Central durante esos años demuestra que el préstamo extraordinario del FMI sirvió sólo para financiar la fuga de capitales. Antes de que ingrese el primer desembolso, el 22 de junio de 2018, las reservas internacionales alcanzaban la cifra de 48.500 millones de dólares, mientras en septiembre de 2019, luego de haber recibido los 44.700 millones de dólares del FMI, las reservas estaban en el mismo nivel al que se encontraban previamente.

Asimismo, la Argentina no cumplió con los cuatro criterios requeridos para acordar el “acceso excepcional” a los recursos del organismo, los que requerían que existiera una alta probabilidad de que la deuda fuera sostenible en el mediano plazo, que el país tuviera acceso al mercado de capitales que le permita devolver las obligaciones con el FMI y que el programa con el Fondo tuviera probabilidades de éxito.

Aporte reembolsable de campaña

Además, Maurice Claver, ex representante de Estados Unidos ante el FMI y actual presidente del BID, admitió en un diálogo, de público conocimiento con diplomáticos chilenos, que los fondos prestados a la Argentina fueron para financiar la campaña presidencial de Cambiemos en las últimas elecciones presidenciales.

Si ese dinero se hubiese destinado, por ejemplo, a proyectos de infraestructura coordinados con China, se podrían haber edificado siete centrales nucleares o 22 represas hidroeléctricas, como las que se están construyendo en la Provincia de Santa Cruz; se podrían haber construido 57 parques de energía solar como el de Cauchari, en la provincia de Jujuy.

Malicia extrema

Para agravar la situación, el ex presidente del Banco Central, Guido Sandleris ató el segundo tramo del swap de monedas con el Banco Central de China, al acuerdo stand by del FMI, con lo cual permitió que se cayera el acuerdo con el Banco de China.

A principios del 2020, el presidente Alberto Fernández logró destrabar la negociación, enviando una nota personal al presidente chino, Xi Jinping, y así el Banco Central renovó el swap equivalente a 18.500 millones de dólares, lo que evidencia un primer apoyo político de China la estrategia financiera argentina. (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *