Para qué se utilizan las células madres del cordón umbilical.

La sangre de cordón umbilical (SCU) contiene una mezcla de células: las células madre hematopoyéticas, que son las formadoras de sangre y las células madre mesenquimales, que están presente en los tejidos. Debido a su flexibilidad y diversidad, las células encontradas en la sangre de cordón umbilical y tejido de cordón umbilical, pueden ser eficaces en el tratamiento de muchas enfermedades, incluidas la enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, diabetes y trastornos neurológicos, como parálisis cerebral.

Al tomar la decisión de donar o almacenar en un banco la sangre de cordón umbilical, se están salvaguardando células madre que podrían utilizarse para el tratamiento de enfermedades como leucemia, linfoma, mieloma múltiple, anemia drepanocítica, patologías heredofamiliares, entre otras.

Es importante destacar que la recolección no presenta riesgos para la madre o el bebé y no interfiere con el proceso de parto, la SCU es la sangre que queda en el cordón umbilical y la placenta después del nacimiento de un niño y la extracción no duele ni es invasiva para la madre y el niño.

La ciencia está demostrando nuevas aplicaciones y usos fuera de las indicaciones clásicas conocidas, entre las que se encuentran:

Trastorno Espectro Autista

En la Universidad de Duke se lleva a cabo un estudio clínico, para el tratamiento de niños con trastorno del espectro autista con sangre del cordón umbilical autóloga y alogénica.

Las publicaciones de Duke, dan información sobre mejoras en la comunicación y en el comportamiento. Es esperable que el protocolo de ensayo clínico de Duke prontamente obtenga la aprobación de la FDA, y pase entonces a la apertura de terapéutica aprobada para uso clínico.

COVID 19

Científicos de la Universidad de Granada y del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada han apuntado que una combinación de células madre mesenquimales en su estado basal y otras activadas mediante radiación podría servir para el tratamiento del shock séptico y de la neumonía relacionada con la infección por SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la COVID-19.

Parálisis Cerebral y encefalopatía hipóxica-isquémica

En Argentina hay un protocolo con células madre de cordón umbilical aprobado en la Argentina por el CEI de INCUCAI (resolución 273/2013) que se desarrolla en el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá. Es un estudio de seguridad y factibilidad de células autólogas de la sangre del cordón umbilical y placenta para la encefalopatía hipóxica-isquémica. Los resultados comprueban que el método es factible, ya que en todos los pacientes se logró realizar con éxito el procedimiento y no se encontraron efectos adversos atribuibles al tratamiento. Se esperan los resultados del seguimiento neurológico a mediano plazo.

Por otro lado, en Duke se está llevando a cabo una investigación en la que se utiliza sangre del cordón umbilical para tratar potencialmente la parálisis cerebral y el accidente cerebrovascular, patologías donde la principal afección es la falta de correcta oxigenación de los órganos en cuestión.

Diabetes tipo 1

Muchos científicos consideran que la sangre de cordón umbilical podría ser la clave para una posible erradicación de esta enfermedad que afecta a 1 de cada 500 niños.

Actualmente, se encuentra en fase de ensayo inicial un estudio acerca de la Re infusión de sangre de cordón umbilical para la diabetes (CoRD, Cord blood Reinfusion in Diabetes). Para ello, la Red de Hospitales Pediátricos de Sídney, Australia, y la Dra. María Craig, profesora de endocrinología pediátrica y la Universidad de Sídney se unieron recientemente a “Share the Science” (Compartir la ciencia). El estudio representa una novedad mundial en el uso de sangre de cordón umbilical para el posible tratamiento o incluso la cura de la diabetes tipo 1.

Lupus

Si bien, esta es una enfermedad que no tiene cura (pero si diversos tratamientos), las células madre mesenquimales están siendo investigadas como tratamiento. Este tipo de células tienen la capacidad de modular o regular el sistema inmunitario, lo que puede llevar a una disminución de la inflamación, proceso clave de estas enfermedades autoinmunes, donde el sistema inmunitario propio pierde su visión de accionar normalmente, y ataca como extraño al propio organismo, provocando dolor e incapacidad de movimiento normal de articulaciones, y en casos avanzados, compromiso de la función de algunos órganos claves: riñones, corazón, entre otros. (*)El Dr. Claudio Dufour, Director Médico de BioCells (MN 70466 y MP 440744). (InfoGEI)Jd

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *