Por restringir las fumigaciones, en un año el agua de Pergamino redujo su contaminación en un 50%

Un informe pericial recientemente agregado a la causa de la Justicia Federal confirma que entre noviembre de 2018 y diciembre del año pasado el número de moléculas tóxicas detectadas en el agua de la ciudad se comprimió a la mitad. Sin embargo, no solo fueron las muestras de un año las que mostraron esta situación, sino que en mayo del año pasado, la tendencia ya había ofrecido mejoras.

En diciembre del año pasado, el agua de Pergamino ya era menos nociva para la salud que en noviembre de 2018. En prácticamente un año, a partir de las restricciones para fumigaciones ordenadas por la Justicia Federal, la calidad del agua mejoró un 50 por ciento. La información surge de un informe pericial solicitado por el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 2 de San Nicolás, a cargo de Carlos Villafuerte Ruzo, que ya fue agregado a la causa Nro. FRO 70087/2018, caratulada “S/INFRACCION al Art. Nº 55 de la Ley Nº 24051 y 200 del Código Penal”.

Según publicó el portal local Primera Plana, los resultados sobre plaguicidas en muestras de agua presentan un número variable de moléculas detectadas y cuantificadas, entre noviembre de 2018 y diciembre de 2019. En noviembre, el resultado del análisis arrojó 18 moléculas de herbicidas, insecticidas y plaguicidas detectadas, mientras que en diciembre pasado fue de 9. La de reducción en los números máximos de moléculas por muestra de agua, así como la reducción en el número de moléculas detectadas en cada muestreo, obedecen a las medidas restrictivas solicitadas por Fiscal Federal, Matías Felipe Di Lello y autorizadas por el magistrado Villafuerte Ruzo.

Sin embargo, no solo fueron las muestras de un año las que mostraron esta situación, sino que en mayo del año pasado, la tendencia ya había ofrecido mejoras en la calidad del agua de Pergamino, con un resultado de 14 moléculas detectadas, de acuerdo al informe de la perito ingeniera agrónoma, Virginia Carolina Aparicio, investigadora adjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Cientícas y Técnicas (CONICET) y de la Estación Experimental del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Balcarce.

A fines de agosto de 2019 el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 2 de San Nicolás dictó una resolución que estableció un nuevo límite restrictivo y de exclusión de 1.095 metros para las aplicaciones terrestres y de 3.000 metros para las aéreas. Y además fijó la suspensión de autorizaciones para futuras fumigaciones en la totalidad de la ciudad.

El juez Carlos Villafuerte Ruzo consideró como argumentos los resultados de estudios de genotóxicidad que determinan la presencia de daño genético en los organismos de vecinos del Barrio Villa Alicia como así también los informes emitidos por la doctora en Ciencias Biológicas, Delia Aiassa, del Laboratorio de Servicios y Diagnostico en Salud y Ambiente de la Universidad Nacional de Río Cuarto, que dan cuenta de los posibles daños a la salud que pueden desencadenarse sobre todo en niños. También el juez contempló las investigaciones de Aiassa sobre la exposición a los agroquímicos en poblaciones de corta edad, donde la reconocida profesional recomienda 1.095 metros como zona restringida de contacto con agrotóxicos.

 

(InfoGEI) Mg

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *