De la pandemia y la suciedad se sale con responsabilidad social

Sabido es que la responsabilidad es un componente indispensable en la vida de relación, sea ésta familiar, laboral o social. Si hubiese habido un poco más de responsabilidad, seguramente hoy, ni Salto, ni el AMBA, ni otras regiones del país, tendrían la cantidad de personas enfermas de coronavirus como las que actualmente hay.
La responsabilidad también es un elemento imprescindible cuando pretendemos vivir en una comunidad organizada, en mayor o menor medida pero organizada al fin.
Y esto viene a relación porque últimamente hemos observado en algunos sectores de la ciudad, focos de suciedad que de ninguna manera se justifican en una comunidad que cuenta con un eficiente servicio de recolección de residuos. Por ejemplo, sobre la vereda que da a calle Doroteo Gómez, en el viejo caserón ubicado en la intersección de esta arteria y calle 25 de Mayo, se puede observar basura desparramada en el piso que seguramente algún vecino/a desaprensivo/a deja en el lugar sin importarle demasiado si a sus bolsas las levanta el recolector o antes las esparce algún perro, total, no es su vereda.
Otro tanto se está reiterando en el baldío sito en calle Pueyrredón esquina Belgrano, y decimos reiterando porque hace algo más de un año, el Municipio mandó a limpiar este predio cuando el mismo se había convertido ya en una guarida de alimañas. Ahora no está todavía en ese nivel, pero va en camino, se ve que siempre hay vecinos/as muy prestos a liberarse de los residuos. Si los lleva el camión recolector, bien y si no, siempre está como alternativa el baldío de la esquina…

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *