Hay gorilas que están entrando en pánico

Hace muy pocos días desde esta misma página hicimos referencia a las causas que están atemorizando sobremanera al gorilaje nacional, que en realidad no es para nada nacional por más que se escuden tras la Bandera celeste y blanca.
Como todo animal, esta especie que habita también en este país, cuando se siente acorralado suele tornarse peligroso y atacar a quienes ellos creen que les están cerrando el cerco.
Esto fue más o menos lo que ocurrió durante la tarde de este 9 de julio en pleno centro porteño, cuando un grupo bastante reducido de estos personajes escapados del Planeta de los Simios, atacó a periodista del canal C5N que cubrían la marcha, la que según los manifestantes, se hacía «por la libertad», por la «democracia» y en favor del «respeto a la propiedad privada», en clara alusión al conflicto del Gobierno Nacional con la empresa Vicentin.
Demás está decir que repudiamos el ataque contra la gente de C5N, cometido por un puñado de cobardes que se creen valientes cuando actúan en manada, pero de todos modos esto no es lo más grave, lo verdaderamente preocupante es lo que algunos dirigentes de JxC, con la complicidad de cierto periodismo, están inculcando en la mente de muchos «frutilla» distraídos, a los que les hacen creer que el Gobierno en su fallido intento de intervención a la empresa Vicentín, está avasallando la propiedad privada. Ante semejante discurso, uno no puede menos que preguntarse si los 2.800 pequeños productores estafados por Vicentin, no son propiedad privada?, o los 18.700 millones de Banco Nación y los 1.600 millones de Banco Provincia, qué son?, dineros de Mauricio Macri, de González Fraga, de María Eugenia Vidal y Juan Curuchet ? o es dinero del pueblo, de lo que todos y cada uno de nosotros aportamos, algunos según la actividad que desarrollamos y todos, absolutamente todos, con el consumo de cada día.
Sobre los otros argumentos de «libertad» y «democracia», ni siquiera vale la pena detenerse en el más mínimo análisis, si la libertad que exigían es la de expresión, con esa actitud fueron ellos los que la estaban negando y si era la libertad de trabajar, entonces le erraron al lugar, los ciudadanos de CABA tendrían que haber manifestado frente a la Casa de Gobierno de la ciudad. Acerca de la «democracia», los únicos que nunca la respetaron en los 210 años de historia, fueron precisamente los «gorilas», que antes golpeaban las puertas de los cuarteles y ahora utilizan al poder económico ya los medios concentrados para intentar desestabilizar a un Gobierno popular.
Sergio Teves
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *